Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del Mundial, el Oviedo y el Sporting: ¿El final del aldeanismo?

El primer partidazo de Asturias con Pachuca y Orlegi frente a frente devolverá el colorido a las gradas, con presencia de todos aquellos que quieran y puedan estar en el nuevo Tartiere una vez que se ha decidido diferenciar entre los aficionados de buena ley y los revoltosos para los que el "fúrgol" no es la primera de sus prioridades

18

En imágenes: así fue el Tenerife-Real Oviedo disputado en el Heliodoro Área 11/LaLiga

El Mundial del cinismo sigue en pie a la espera de que los muchachos de Luis Enrique hagan buenos los pronósticos ante Japón y alarguen unos días más la campaña de amores y odios que está gozando y sufriendo el entrenador asturiano. Como ya sucedió en la Eurocopa, el pelotón de fusilamiento está preparado a la espera del fallo. Como dijo un jugador nipón en la previa, en Japón no se perdonan los errores. En España no se aceptan ni los errores ni los aciertos dependiendo del bando en el que se milite. Mientras, en la madreñiña "furgolística" ya está listo el dispositivo de seguridad para el traslado de las aficiones, en este caso la del Sporting, para el derbi del día antes de la final del Mundial.

El primer partidazo de Asturias con Pachuca y Orlegi frente a frente devolverá el colorido a las gradas, con presencia de todos aquellos que quieran y puedan estar en el nuevo Tartiere, cada día un poco más viejo, una vez que se ha decidido diferenciar entre los aficionados de buena ley y los revoltosos para los que el "fúrgol" no es la primera de sus prioridades. Solo queda que los de siempre se comporten o que les hagan comportarse para tener la fiesta en paz de una vez tras años de relaciones rotas, crisis por unos urinarios o combates en el césped protagonizados por futbolistas rojiblancos metidos a púgiles de marca blanca.

Al final, en el undécimo derbi desde el reencuentro, hubo acuerdo. Quizás sea por la internacionalización de ambas directivas. ¿Será el principio del fin del aldeanismo imperante hasta ahora? No estaría nada mal, ¿oyiste, güey?

Compartir el artículo

stats