Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Mundial: El camino de la Roja

El Mundial de la ignominia sigue dejándonos enseñanzas diarias. La última la resume la cara de Luis Suárez, el "uruguaaaaayoooo" otrora del Barça, en el banquillo llorando y mordiendo la camiseta una vez que él y los suyos se veían fuera al estar ganando Corea del Sur

Luis Suárez llora tras la eliminación de Uruguay del Mundial de Qatar 2022 Alberto Estevez

El Mundial de la ignominia, el que acaba con los integrantes –chilaba y turbante incluidos– del "Chiringuito" catarí burlándose de la eliminación de Alemania, sigue dejándonos enseñanzas diarias. La última la resume la cara de Luis Suárez, el "uruguaaaaayoooo" otrora del Barça, en el banquillo llorando y mordiendo la camiseta una vez que él y los suyos se veían fuera al estar ganando Corea del Sur a la Portugal de la princesita de Madeira, contra todo pronóstico. La misma cara, la mismita, que le podría haber quedado a esa parte de España que va con Luis Enrique si Alemania no nos hace el favor de ganar a Costa Rica.

La victoria germana también nos ha salvado del eterno debate en el que se hubiera convertido el segundo gol de Japón: que si el balón salió, que si estaba dentro, que si la perpendicular, que si la paralela, que si la prolongación de la circunferencia, que si pi y los números primos… En fin, ya saben lo que hay, amiguinos y amiguinas, la jugada hubiera entrado en la galería de los horrores de España en Mundiales, Eurocopas y demás familia.

Finiquitada la fase de grupos, empieza otro Mundial, el de verdad, el que no permite fallos, minutos de relax ni convertirse en un especulador de andar por casa. Marruecos ya espera por el que nos dicen que es el camino fácil. Ya veremos hacia dónde, si hacia cuartos o hacia el aeropuerto más próximo, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats