Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Abelardo y los experimentos

En Gijón ya huele, salvo remontada histórica, a fin de ciclo, y en Oviedo el Almirante Cervera ha descubierto la fórmula del éxito: "cómo ganar sin tirar a puerta"

35

En imágenes: así fue el partido entre Racing y Sporting en El Sardinero Ángel González

Cosas del destino. José Alberto le puede haber dado el golpe de gracia a Abelardo, que rueda de prensa tras rueda de prensa reivindica su trabajo y recuerda su arriesgada apuesta por el Sporting cuando la anterior propiedad –sí, JF– llamaba a clubes de Primera RFEF para informarse de cara a diseñar un presupuesto acorde con la categoría y tal y tal ya que todos se ponían en lo peor. El Pitu llegó reverenciado como un Mesías y el equipo salvó el cuello por los pelos. Pero el "fúrgol", no solo el de la madreñina, es "asín": en una semana te lo llevas todo de calle con solo agitar la melena y a la siguiente no te dejan ni entrar en la discoteca.

El amor, como el de Piqué y Shakira, no es eterno, y menos cuando la relación entre el técnico del Sporting y los mexicanos de "Ganar sirviendo" nunca, nunca, nunca pasó de un mero asunto contractual. El patrón exige play-off y el Pitu no se muerde la lengua. Huele, salvo remontada histórica, a fin de ciclo. Pero ojito con los experimentos, que el precipicio ya está a tres puntos.

Mientras, a 28 kilómetros, han tenido que encargar una nueva remesa de cava, que debería llegar a través de la Variante que no verán funcionar nuestros ojos, para celebrar un triunfo más del método "cómo ganar sin tirar a puerta". El Almirante Cervera ha descubierto la fórmula del éxito y, lo mejor de todo, sin engañar a nadie: primero el resultado, luego el resultado y por último el resultado. Aunque algunos del OTV (Oviedín de Tola Vida) ya empiezan con la matraca del jugar bien y pidiendo a los que no tienen minutos, léase Koba. Pero hay que "querelos": ¿qué sería del espectáculo del "fúrgol", cada vez más escaso, sin esta clase de salseo y debates como el VAR? O no, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats