Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el despido de Abelardo: El Pitu y la trituradora

Abelardo ya es historia tras el bochorno de El Sardinero. En caliente, sin largas reflexiones, el patrón se ha deshecho del Pitu tras una racha que no muchos entrenadores habrían resistido. Llega ahora el baile de nombres para suplir al gijonés

18

En imágenes: Abelardo deja Mareo tras su destitución como entrenador del Sporting Ángel González

Orlegi ya ha estrenado la trituradora de entrenadores, directores deportivos, responsables del carrito de los helados... que se esconde en algún rincón de Mareo, ya en obras camino de una rehabilitación integral para que no reconozcan la escuela ni los padres y/o madres que la parieron. Abelardo ya es historia tras el bochorno de El Sardinero. En caliente, sin largas reflexiones, el patrón se ha deshecho del Pitu tras una racha que no muchos entrenadores habrían resistido. Llega ahora el baile de nombres para suplir al gijonés. Las calenturientas mentes de los cibermundos de Yupi se excitan pensando en Luis Enrique, Marcelino, Marcelo Bielsa... Pero, por lo que se sabe en el momento de escribir estas líneas, al patrón le convence un perfil de entrenador con más futuro que pasado.

Veremos lo que ocurre con un equipo que en las dos últimas temporadas presenta unos números escalofriantes que señalan que deportivamente, y salvo mágico resurgimiento, está en un preocupante declive. De los 65 partidos de Liga disputados entre esta temporada y la anterior, el Sporting ha sumado 74 puntos de los 195 en juego, lo que viene a ser menos del 38 por ciento del botín en liza. Lo peor es que desde la primera temporada tras el descenso, el equipo nunca ha cumplido con los objetivos marcados. Por eso al nuevo patrón y a sus muchachos les queda una ardua y larga labor por delante si quieren hacer del club rojiblanco una empresa rentable en el verde que devuelva a la caja la inversión realizada hasta la fecha, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats