Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del Sporting y el Oviedo: El eterno proceso del Sporting

El proceso se ha cepillado a Abelardo y no los pésimos resultados, cuenta Guerra. Y en este proceso la exigencia del play-off se ha evaporado como por arte de magia

Miguel Ángel Ramírez, a la derecha, a su llegada a El Molinón para ser presentando como nuevo entrenador del Sporting JUAN PLAZA

El Sporting es un proceso, y no el de Kafka. Lo dice David Guerra, el hombre al mando del club con permiso de Irarragorri. El proceso se ha cepillado a Abelardo y no los pésimos resultados, cuenta Guerra. Y en este proceso la exigencia del play-off se ha evaporado como por arte de magia. Son las cositas que tiene el "fúrgol" de la madreñina, que, como el del resto del globo, viene marcado única y exclusivamente por las victorias. Y es que sin puntos no hay proceso que valga ni proyecto que lo resista por mucho que se trabaje en conjunto y se reme en la misma dirección. Y así, ha llegado Miguel Ángel Ramírez. MAR quiere que su Sporting sea protagonista con el balón y jugar al ataque. ¿Les suena, verdad?

El tiempo, como no podía ser de otra forma, dirá si hay mimbres para que el guardiolismo aterrice en El Molinón y si el estilo que le gusta a Ramírez sirve para esta categoría y para que los rojiblancos remonten el vuelo de una vez, que el precipicio está a la vuelta de la esquina. Y queda por testar cómo recibirá el proceso, la apuesta por el toque, el impaciente público de El Molinón. La primera parada del primer entrenador con gen Orlegi será el Valencia. La Copa del Rey no es la pelea del Sporting, pero no vendrá mal para que el proceso vaya cogiendo velocidad.

Mientras, a 28 kilómetros llegan caras nuevas a la espera de alcanzar el verano, que es cuando se puede producir el regreso de Santi Cazorla, uno de los hijos pródigos del oviedismo. Sería el primer gran fichaje popular del Grupo Pachuca, que tiene entre manos la renovación de Cervera, el descubridor de la fórmula que ha sacado de apuros al Oviedo una vez que el experimento con Bolo fracasó con estrépito. Ya saben, son los procesos, amiguitos y amiguitas, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats