Opinión | En territorio comanche

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Más retorcidos que un sacacorchos

La pretemporada de Oviedo y Sporting, y las críticas a De la Fuente

Luis de la Fuente da instrucciones a Lamine Yamal durante el España-Alemania

Luis de la Fuente da instrucciones a Lamine Yamal durante el España-Alemania / EFE

Los dos grandes de la madreñina "furgolística" ya tienen prácticamente cerrada su pretemporada y los bolos de verano con los que ir estirando las piernas y cogiendo sensaciones de cara al curso en el que partirán con el objetivo de mejorar lo hecho no hace mucho. Ambos dos, Orlegi y Pachuca, han metido en un cajón lo de la gira por México que llevaron a cabo hace un año. Seguro que a los jugadores de las dos plantillas les han quitado un peso de encima por eso de pasar tanto tiempo fuera de casa a tantos kilómetros de distancia con diferentes husos horarios.

Los azules han optado por el calor seco de Murcia. Los rojiblancos, por el contrario, irán a tomar las aguas a lo Rick en "Casablanca" a Mondariz, Pontevedra. Paz y relax de balneario, calorcito y sol frente a los tediosos viajes en avión de hace un año en tierras de Moctezuma. Para hacer piña cualquier lugar está bien. Por lo demás, casi todo el país sigue con la resaca que nos dejó la clasificación de Essssssspaaaaaaañaaaa para las semifinales de la Eurocopa. Los debates postgesta ante los panzers alemanes son variados. Ya saben, amiguinas y amiguinos, dentro de cada futbolero y futbolera se esconde un entrenador frustrado.

Los hay que siguen maldiciendo las frivolidades de Unai Simón a la hora de sacar el balón con el pie. Otros continúan sin explicarse los cambios de Luis de la Fuente al retirar del campo a Nico Williams y Lamine Yamal, la pareja de moda en los colegios e institutos. Y luego están los que aprovechan el éxito para pasar factura a las viuditas y viuditos de Luis Enrique. Tampoco nos podemos olvidar de los alemanes y sus quejas por la mano de Cucurella. Ya se sabe que para muchos la felicidad nunca es completa. La misión de los que son más retorcidos que un sacacorchos ye revolver. Nada nuevo, ¿oyisti, güey?

Suscríbete para seguir leyendo