06 de mayo de 2008
06.05.2008
 

La industria eléctrica prevé que Asturias llegue a tener hasta 800 molinos de viento

Las empresas estiman que la región cuadruplicará su potencia eólica con los proyectos en marcha y con el inminente final de la moratoria del Principado

06.05.2008 | 02:00

Oviedo, L. G.

El negocio de los molinos de viento registrará durante los próximos siete años un fuerte impulso en Asturias, conforme a las expectativas que manejan los promotores de parques de aerogeneración. Enrique Álvarez-Uría, presidente de la Asociación Eólica del Principado, que reúne a las empresas del sector con intereses en la región, estimó ayer que la comunidad, ahora con 294 megavatios de potencia eólica, alcance los 1.000 en 2011 y los 1.300 en 2015. En total, según esas mismas previsiones, Asturias puede llegar a sumar más de 800 aerogeneradores, repartidos principalmente por los concejos del Occidente.


Álvarez-Uría pronunció ayer una conferencia en el Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste, en Oviedo, en la que analizó las perspectivas de la industria eólica cuando es inminente el final de la moratoria que, desde 1999, frena en Asturias la tramitación de nuevos proyectos de parques. El ingeniero y también director general del grupo Northeolic remarcó que «el número de parques eólicos en proyecto es razonable». La región tiene ahora once complejos en funcionamiento y tres más en obras. El conjunto suma 378 máquinas. Los planes que tienen autorización administrativa y que se tramitan desde antes de ser aprobada la moratoria pueden suponer del orden de 350 molinos de viento más. Con el levantamiento de la moratoria, anotó también Enrique Álvarez-Uría, podrán instalarse unos 300 megavatios más de potencia, equivalentes a unos 150 aerogeneradores.


Los cálculos, precisó el propio Álvarez-Uría, están condicionados por los avances tecnológicos. Cada vez se instalan aerogeneradores más potentes y en menor número. En Asturias ya se están construyendo parques eólicos donde las torres tienen dos megavatios de potencia (capacidad productiva) y, presumiblemente, en los años venideros los promotores apostarán por máquinas aún mayores, a medida que se desarrollen las tecnologías y se pongan en el mercado.


El sector cree que el muy cercano desenlace de la moratoria asturiana -la decisión de levantarla podría tomarse esta misma semana en el Consejo de Gobierno del Principado- no se traducirá en un aumento espectacular de la instalación de parques eólicos. «Se plantearán, sobre todo, ampliaciones de parques existentes, más que otros nuevos». A decir de Enrique Álvarez-Uría la región no tiene condiciones de viento para un desarrollo mayor al previsto ni sería posible con la normativa que también está a punto de entrar en vigor. La supresión de la moratoria de 1999 es paralela a la entrada en vigor de unas directrices para ordenar la construcción de nuevos complejos eólicos. Básicamente, esas normas (ver gráfico superior) concentran en los concejos del occidente asturiano la instalación de molinos de viento, abren la puerta a la instalación de algunos en el Oriente, los prohíbe en el litoral y establece otras restricciones en el área central de la comunidad.


La inversión en parques eólicos puede mover en Asturias hasta 2015 cerca de 1.000 millones de euros en inversiones. Los argumentos económicos fueron esgrimidos ayer por la patronal del sector ante la contestación social que la aerogeneración ha suscitado en algunas zonas del Occidente, como en la comarca de los Oscos. Álvarez-Uría defendió que los molinos de viento aportan recursos a los ayuntamientos a través de las tasas e impuestos que pagan y generan rentas en los supuestos en que las torres eólicas se promueven en terrenos de titularidad privada.


El ingeniero de minas Enrique Álvarez-Uría abogó por un modelo energético que compagine las tecnologías «verdes», singularmente la eólica y la hidráulica, con el uso del carbón. Las fuentes renovables, subrayó, son «una garantía de desarrollo sostenible». En Asturias, territorio hasta ahora muy especializado en la producción eléctrica a partir de carbones, la aportación de los parques eólicos, presas hidroeléctricas y otras instalaciones análogas tiene un alcance limitado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35