30 de mayo de 2008
30.05.2008
El conflicto del transporte

FADE y Cámaras piden la supresión del peaje del Huerna y del «céntimo sanitario»

l El Principado media para evitar el paro del lunes l El gasóleo marca un nuevo récord, a 1,20 euros el litro

30.05.2008 | 02:00
Responsables de las cámaras de Comercio de Asturias y León, ayer, en Oviedo.

Oviedo, L. G. / J. C.

La patronal asturiana y las cámaras de Comercio de la región reclamaron ayer la supresión del «céntimo sanitario» -que grava los combustibles para financiar la sanidad- y del peaje de la autopista del Huerna como medidas que palíen el acusado incremento de costes que padecen los transportistas por el vertiginoso encarecimiento del gasóleo y por cuya causa una de las organizaciones asturianas de camioneros (UITA) ha convocado un paro indefinido del sector desde el lunes.


Dos organizaciones de ámbito nacional (una plataforma de nueva creación y la patronal Fenadismer) han convocado paros patronales a escala nacional, y también indefinidos, a partir de los días 6 y 8, respectivamente. Las organizaciones empresariales mayoritarias, tanto en Asturias como en el ámbito nacional, sin descartar las movilizaciones, se oponen a paros y huelgas sin que se hayan agotado las vías de negociación. El director general de Transportes y Asuntos Marítimos del Principado, Julio Bonet, ha convocado para hoy una reunión entre las tres patronales asturianas de camiones y sus clientes (las empresas cargadoras) para tratar de encontrar vías de entendimiento que permitan aliviar la súbita subida de costes que sufren los transportistas e intentar desconvocar el paro del lunes.


Severino García Vigón, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo y de la patronal asturiana FADE (Federación Asturiana de Empresarios), sostuvo ayer, a propósito del conflicto al que parece abocado el sector del transporte de mercancías por carretera, su comprensión por la inquietud que vive el sector ante la escalada del precio del petróleo y abogó por que los gobiernos asturiano y central planteen contrapartidas que alivien el alza de costes de los camioneros. Con el apoyo de las Cámaras de Gijón y Avilés, el presidente de la institución cameral ovetense reclamó al Gobierno central (PSOE) que cumpla su compromiso electoral de 2004 y suprima totalmente el peaje de la autopista del Huerna y demandó, a su vez, al Ejecutivo asturiano que renuncie al cobro del «céntimo sanitario», el gravamen sobre combustible aprobado por los gobiernos nacionales del PP para contribuir a financiar la sanidad y cuya aplicación, en su tramo autonómico, es potestad de los gobiernos regionales. En la actualidad sólo seis comunidades autónomas (entre ellas, Asturias) lo aplican.


Anteayer, el consejero de Economía del Principado, Jaime Rabanal, ya descartó suprimir o rebajar el «céntimo sanitario». Esta carga fiscal, sostuvo, ya da un trato de preferencia a los vehículos de transporte respecto a los privados y al gasóleo respecto a la gasolina. Y recordó la difícil situación financiera originada por un gasto sanitario que crece por encima de lo que lo hace el PIB asturiano.


Los transportistas aseguran que mientras el gasóleo se ha encarecido el 35 por ciento en el último año, las tarifas que cobran a sus clientes no han sido revisadas desde enero de 2007.


UITA, convocante del paro indefinido en Asturias a partir del lunes, asegura que no habrá vuelta atrás en la convocatoria. Asetra y Cesintra, mayoritarias e integradas en FADE, abogan por agotar la vía de la negociación y se oponen a huelgas provinciales. Han censurado a UITA que se descuelgue anticipándose en Asturias a las convocatorias nacionales de organizaciones como Fenadismer. UITA sostiene que sus asociados «no pueden aguantar más los costes». Las patronales asturianas de autocares, caso de Car y Astra, también son partidarias de agotar la vía del diálogo antes de emprender movilizaciones.


El asturiano Ovidio de la Roza, presidente de Asetra, que encabeza la negociación con varios ministerios en tanto que presidente del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), sostuvo que la situación actual es peor que la de 2005 porque, al aumento de costes sociales y de combustibles, se suma ahora una caída de la actividad.


El precio del gasóleo de automoción, el carburante más demandado en España, continúa su escalada y se vende a una media de 1,308 euros por litro, un 9,2% más que a principios de mayo. La organización agraria ASAJA convocará movilizaciones en toda España por esta causa. Y en Portugal, la flota pesquera se paralizará esta madrugada y de forma indefinida por el precio del combustible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine