18 de enero de 2009
18.01.2009
en primera persona

Ablanedo para el golpe

El ex guardameta del Sporting, reconvertido en agente de la propiedad inmobiliaria, logra mantenerse en el sector «seleccionando el producto y ofreciendo calidad»

18.01.2009 | 01:00
Juan Carlos Ablanedo, a las puertas de su agencia inmobiliaria en Gijón.

Gijón, J. L. SALINAS


Juan Carlos Ablanedo, ex portero del Sporting de Gijón, decidió en el año 2002 abrir su propio negocio en la ciudad en la que había jugado durante catorce temporadas al fútbol. El negocio por el que se decantó, como muchos por aquella época, fue una agencia inmobiliaria. El sector de la vivienda estaba en ebullición.


La idea ya le llevaba rondando en la cabeza desde que decidió «colgar las botas» en el año 1999. «Cuando abrí, era un momento para el mercado completamente diferente al que vivimos ahora, la situación económica era buena y no había estos problemas de financiación», señala este mierense, que mientras jugaba al fútbol se diplomó en relaciones laborales.


Unos años después de acabar su carrera en el mundo del fútbol y pese a que el mercado de las agencias inmobiliarias estaba ya completamente liberalizado, Ablanedo puso rumbo a Madrid para sacarse el título de agente inmobiliario. Quería profesionalizarse. «Creo que ésa era la forma más adecuada de dar garantías y seguridad a los clientes», indica.


Cuando abrió sus puertas había una gran competencia en el sector, eran los años de la expansión inmobiliaria y en las que más concentración de agencias llegó a haber en Asturias. Aún así Ablanedo consiguió adaptarse bien a las exigencias del mercado. Durante los últimos meses, su inmobiliaria también se ha resentido del generalizado bajón de ventas que está sufriendo el sector. «En el último año sí que se está notando la crisis, cualquiera del mercado lo está padeciendo», señala Ablanedo.


Los peores augurios para las inmobiliarias, según relata el ex guardameta, se cumplieron a mediados del pasado año. Los bancos comenzaban a cerrar el grifo de la financiación para los constructores y familias y el sector inmobiliario comenzó a contraerse fuertemente. «El negocio ha cambiado mucho en los últimos meses», destaca. «Ha habido que adaptarse a las nuevas circunstancias». Pero, ¿cómo lo ha hecho el mierense? «Hay que seleccionar mucho el producto que se pone a la venta y ofrecer a los clientes que ahora pueden acceder a la compra de un piso la máxima calidad posible».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35