13 de abril de 2010
13.04.2010
La Nueva España
La reforma del mercado laboral

El Gobierno quiere estimular el contrato con 33 días por despido y empleo juvenil fijo

El Ejecutivo propone asumir de forma temporal parte del coste del despido colectivo e implantar el plan austriaco de indemnización por antigüedad

13.04.2010 | 02:00
Celestino Corbacho.

Madrid, Agencias

El Gobierno presentó ayer a los sindicatos una batería de propuestas para la reforma laboral, entre las que se encuentran extender el uso del contrato de fomento estable (creado en 1997) y que incluye una indemnización por despido de 33 días frente a los 45 habituales, asumir con cargo al Estado parte de la indemnización, con carácter transitorio y excepcional, de los costes extintivos de los despidos colectivos e implantar el «modelo austriaco», que supone la creación de un fondo de indemnización por despido que los trabajadores pueden llevarse a su nuevo puesto. También el Gobierno pretende favorecer los contratos a tiempo parcial, bonificar la contratación estable de jóvenes e incrementar hasta los 24 años la edad máxima en la que se pueden hacer contratos de formación.


El objetivo es reducir el paro, facilitar la inserción de los jóvenes en el mercado laboral, favorecer la movilidad y corregir la marcada dualidad del empleo en España, con una tasa de temporalidad, a la que se acusa de la baja competitividad española y la elevada destrucción de empleo.


El Ministerio de Trabajo quiere «abaratar la media de los despidos» con un mayor uso del contrato de fomento del empleo, con una indemnización de 33 días por año trabajado, tanto si la causa es objetiva -ahora se abonan, por lo común, 45 días- como si es disciplinaria


Este tipo de contrato se utiliza sólo actualmente para los jóvenes entre 18 y 29 años, los parados de larga duración, los mayores de 45 años y los minusválidos. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, consideró que «España tiene que cambiar progresivamente para dejar de tener un modelo dual» de contratos fijos y eventuales.


El Gobierno propuso ayer a los agentes sociales aplicar para los nuevos contratos de fomento de la contratación indefinida, «con carácter transitorio y excepcional», medidas como «la exención de una parte de los costes extintivos de los despidos colectivos y objetivos» para superar situaciones económicas adversas, pero «sin afectar a los derechos de los trabajadores». Al reducir parte del coste del despido a las empresas, pero sin merma para los trabajadores, el Gobierno da a entender, aunque sin precisarlo, que asumiría parte del coste de indemnización.


Además, en el documento entregado por el Ejecutivo a patronal y sindicatos se plantean fórmulas para incentivar los contratos fijos para jóvenes. Así, se sugiere «incrementar sustancialmente» las bonificaciones por la contratación indefinida de jóvenes de 16 a 30 años y la bonificación por la conversión de contratos en formación y en prácticas en contratos indefinidos, siempre que eso se traduzca en una ampliación de la plantilla fija de la empresa.


Entre las propuestas que el Gobierno ha presentado figura también la ampliación de la edad límite de los contratos para la formación de 21 a 24 años y la exención de cotizaciones para este tipo de contratos, así como la financiación pública de la parte formativa en empresas de menos de cincuenta trabajadores. Además, se mejorarían los salarios de este tipo de contratos, que darían derecho a desempleo. También, y para reducir el elevadísimo paro juvenil, el Gobierno considera necesario articular un programa específico de empleo para jóvenes de 16 a 24 años que carezcan de formación.


Respecto a la propuesta del denominado «modelo austriaco» (a efectos de determinar la cuantía de la indemnización en caso de despido laboral, la antigüedad no prescribe en caso de que el trabajador cambie de empresa porque ese derecho está asignado a una bolsa de cotización que se desplaza con su beneficiario), el Gobierno aún no ha realizado una propuesta concreta.


El Gobierno quiere fomentar el trabajo a tiempo parcial estable para frenar la subida del paro. Para ello propone eliminar la posibilidad de realizar horas complementarias y optar por una modalidad con horario cierto y fijo de trabajo, sin posibilidad de alterarlo, y otra en la que el empresario podría cambiarlo con un preaviso mínimo a determinar y en el que se podrían acordar horas extra. Las bonificaciones a la contratación quedarían limitadas a las de horario cierto y fijo celebrados con carácter indefinido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35