14 de mayo de 2010
14.05.2010
 
Ajuste histórico
El análisis 

La cuesta será más empinada

- Los economistas avalan el ajuste para aplacar a los mercados, pero avisan de que caerá el consumo y subirá el paro

- Demandan reformas más profundas y que las comunidades autónomas se corresponsabilicen del ahorro de costes

14.05.2010 | 02:00
La cuesta será más empinada

Oviedo, M. M. / J. L. S.
Economistas asturianos consideran «acertadas» las medidas de ajuste anunciadas por el Gobierno central para reducir del déficit de España. Los expertos consideran necesarias las medidas para que el país gane en solvencia y evite una crisis como la de Grecia. Pero a la vez avisan de que los recortes provocarán a corto plazo que la salida de la crisis sea más empinada, con caídas del consumo y más aumento del paro. Los economistas coinciden, también, en que estos ajustes son insuficientes, y que urgen medidas estructurales.

l Juan Velarde. El prestigioso economista y consejero del Tribunal de Cuentas asegura que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero «se las ha arreglado para convertir a España en la bomba que puede hacer estallar el sistema financiero internacional», de ahí que «el mundo le presione, le obligue y le coaccione para que aplique medidas de recorte». Pero en su opinión, Zapatero sólo podía escoger «entre dos males, y escogió el menos malo para beneficiar al resto de la economía mundial y no hundirla, aunque esto suponga aumentar la crisis en España». Y aumentará a corto plazo porque subirá más el paro al reducirse la inversión productiva y disminuirá el consumo, al reducirse los salarios de los funcionarios, congelar las pensiones y subir el IVA -lo que afectará a las rentas más bajas.

Las medidas anunciadas por Zapatero no serán, en todo caso, suficientes, según el economista premio «Príncipe de Asturias». «Hacen falta con urgencia las reformas estructurales, cambiar el mercado de trabajo, aumentar la competitividad... Sin eso no saldremos adelante», afirmó. ¿Y subir los impuestos? «Sería un error. Ya se va a subir el IVA, si se sube el Impuesto de Sociedades se agudizará la escapada de la inversión extranjera, sería feroz, el IRPF no se puede subir porque impediría el ahorro y tocar a las rentas más altas puede ocasionar una fuga de capitales, lo que reduciría la recaudación». Conclusión: «La situación es delicadísima», asegura Juan Velarde.

l César Rodríguez. Catedrático de Fundamentos de Análisis Económico y profesor en la Universidad de Oviedo, sostiene que «estos recortes han sido para calmar a los inversores internacionales y frenar la especulación, pero de la crisis no se sale así». Y es que la situación actual sólo permite dos fórmulas: actuar en el mercado de trabajo o reformar el país de arriba a abajo. «Y se ha optado por lo más fácil, que es recortar el salario a los funcionarios y congelar las pensiones; aunque haya huelga, al día siguiente todos estarán trabajando». El problema real es la falta de medidas de reforma estructural. «No hay política industrial, ni comercial, ni reforma del estado de las autonomías para reducir gastos, ni reforma en el mercado laboral, ni del sistema financiero, ni tributario, aumentando la fiscalidad a las rentas más altas y a las Sicav. No es suficiente con ajustar el mercado de trabajo, hay que ajustar también el sistema y las instituciones. Tocar sólo los salarios no es la solución y es muy injusto».

l Ángel de la Fuente. El economista asturiano, investigador del Instituto de Análisis Económico, órgano dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), asegura que a muy corto plazo los recortes anunciados por el Gobierno «son válidos para evitar el pánico, pero no para salir de la crisis económica». A su juicio, hacen falta «reformas más ambiciosas». «Los ajustes van en la línea correcta para conseguir una reducción del déficit. El problema es que el Ejecutivo va adoptando estas medidas a empujones, cuando la situación lo requiere, y cuando baja la presión el propio Gobierno también rebaja el pistón de sus medidas», señala. El economista asturiano está convencido, también, de que el ajuste traerá consigo una rebaja del consumo. «Esta claro que no son medidas que vayan a ayudarnos a que la salida de la crisis sea más rápida. Aunque es necesario adoptarlas de forma rápida», indicó De la Fuente. Para el asturiano, son precisamente las autonomías las que deben de ajustarse más el cinturón, porque pagan los sueldos más altos a sus funcionarios. «Hasta ahora el reparto de los recortes ha estado muy sesgado hacia la Administración central, que representa el 20% del gasto. Las comunidades deben de contribuir más», señaló.

l Ricardo San Marcos. El consejero en Asturias del Registro de Economistas Forenses (Refor) considera que no es suficiente el ajuste que pretende llevar a cabo el Gobierno. «El Estado reducirá gasto para mantener el equilibrio en sus cuentas, pero cuando vuelvan a expandirse el problema persistirá porque es estructural. No se trata de bajar los costes, sino de gestionar», destaca. Apuesta también por una reforma profunda en el sistema financiero. «No se ha hecho nada en este sentido», apunta, «y hacen falta mecanismos de regulación y ajustes de tamaño para los bancos y las cajas de ahorros».

Al igual que De la Fuente, San Marcos considera que las medidas emprendidas por Zapatero provocarán una bajón del consumo, aunque se muestra convencido de que «a medio plazo tendrán efectos positivos sobre el crecimiento».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine