12 de marzo de 2011
12.03.2011

Zapatero cede a las exigencias de Merkel y acepta ligar salarios y productividad

El Presidente propone «eliminar las rigideces del mercado laboral»

12.03.2011 | 01:00
Angela Merkel y José Luis Rodríguez Zapatero, ayer, saludándose en Bruselas tras el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

CC OO y UGT advierten de que los sueldos son competencia de los agentes sociales

Bruselas, Agencias
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acepta ligar los salarios a la productividad como ha exigido la canciller alemana, Angela Merkel, y que suscitó un intenso debate en España. Además, se trata de una cuestión que pertenece al ámbito de la negociación colectiva entre la patronal y los sindicatos españoles, que tratarán de llegar a un acuerdo en esta próxima semana. Pero Zapatero ya se lo ha comunicado por escrito al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, justificando su decisión en que considera necesario «eliminar las rigideces de las economías domésticas (países)» europeas para ganar competitividad, lo que implica, a su juicio, «alinear salarios y productividad». La decisión provocó ayer la ira de UGT y CC OO, que advirtieron a Zapatero de que los salarios son una cuestión de los agentes sociales.

La carta de Zapatero a Van Rompuy incluye la apuesta por alcanzar acuerdos «al más alto nivel político» en materia de costes y productividad, empleo, sostenibilidad fiscal y estabilidad financiera. «Debemos centrarnos principalmente en eliminar las rigideces del mercado laboral», afirma el presidente del Gobierno en su misiva, en la que aboga por «alinear salarios y productividad, e incrementar la empleabilidad y la formación de nuestra fuerza laboral». Zapatero también defiende la apertura de los sectores económicos todavía protegidos y liberalizar los servicios profesionales, la energía o la economía digital. En el ámbito financiero, apuesta por realizar test de resistencia periódicos a las entidades financieras.

Fuentes del Ejecutivo español destacaron en Bruselas las reformas que ya ha puesto en marcha España para alcanzar estos compromisos y las que todavía tienen que desarrollarse, como la negociación colectiva, las políticas activas de empleo o la ley de servicios profesionales.

Zapatero envió la misma misiva también a las organizaciones sindicales y patronales en España. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, no tardó en responder: «Yo detecto en lo que escucho un cierto desconocimiento de la realidad de la negociación salarial de nuestro país». Explicó que desde hace nueve años la negociación colectiva viene referenciando los salarios a la productividad en una combinación de productividad, previsión de inflación y cláusula de garantía salarial. El secretario de acción sindical de UGT, Toni Ferrer, replicó a Zapatero que ajustar los salarios a la productividad sería una «profunda equivocación» y advirtió de que, en todo caso, debe regularse en el estricto ámbito bilateral de patronal y sindicatos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35