11 de mayo de 2012
11.05.2012
 

El ajuste fiscal persigue liberar crédito, pero éste seguirá sin crecer

11.03.2012 | 01:00

Oviedo, J. C.

La creencia de que el ajuste fiscal genera empleo parte de la premisa de que el sector privado no actúa porque le falta crédito bancario en la medida en que la elevada deuda pública le sustrae financiación. Pero, con independencia de la restricción crediticia, lo que frena la actividad es la falta de demanda. Y no hay demanda porque hay 5 millones de parados y porque las familias españolas adeudan 900.000 millones y las empresas, 1,1 billones. Y porque el saldo exterior español está mejorando mucho más por la caída de las importaciones que por el aumento de las exportaciones.


Con ese empacho de deuda privada, de poco servirá que el Estado demande menos financiación al mercado. Con una morosidad al alza (casi el 8%), la banca se resiste a asumir más riesgo. Pero además la banca española y europea tiene que recapitalizarse y provisionar, luego el crédito no va a aumentar. Y más cuando el brutal endeudamiento privado español con el exterior no facilita captar recursos fuera. Sólo este año la banca española tiene que devolver al exterior 163.000 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35