15 de mayo de 2012
15.05.2012
 

La Caixa y Banca Cívica negocian su fusión para crear el nuevo líder en España

l Las entidades, que cotizan en Bolsa, admiten los contactos aunque afirman que también exploran otras alternativas
l Cívica participa en las asturianas Esmena y GAM y en El Árbol, y La Caixa, en la central térmica de Soto de la Barca

14.03.2012 | 01:00

Oviedo, Javier CUARTAS

Caixabank, el banco controlado por la caja catalana La Caixa, mantiene conversaciones para integrar a Banca Cívica. Las dos entidades admitieron ayer los contactos, aunque introdujeron como salvedad que también exploran otras posibilidades. En el sector se cree que las conversaciones están muy avanzadas.


De materializarse la operación, el grupo resultante pasaría a ser el mayor operador financiero en el mercado nacional, con 345 millones en activos, por lo que destronaría al BBVA, que, tras la reciente anexión de la catalana Unnim, se había encaramado al liderazgo, con 329 millones. La suma de Santander y su banco vinculado Banesto bajaría al tercer puesto, con 316 millones, aunque, de considerarse el conjunto del negocio nacional e internacional, la entidad que preside Emilio Botín seguiría siendo el mayor grupo bancario de capital español.


La anexión de Banca Cívica por La Caixa supondría la entrada de la principal caja catalana, y hasta ahora cuarto grupo financiero español, en el accionariado de las empresas asturianas General de Alquiler de Maquinaria (GAM) y Esmena, así como en la cadena de supermercados de origen asturiano El Árbol. La Caixa es accionista de Gas Natural Fenosa (37,49%), dueña de la central térmica de Soto de la Barca.


Banca Cívica heredó de Caja Navarra casi el 9,33% de GAM, lo que le convierte en su tercer mayor accionista, y el 7,87% de la catalana Mecalux, dueña del 100% de la gijonesa Esmena. Caja Burgos aportó a Banca Cívica una posición accionarial en Madrigal Participaciones, que es la propietaria del 40% de El Árbol, la segunda red de supermercados más extensa de Asturias. Banca Cívica también controla la compañía de seguros Cajaburgos Vida, de la que Liberbank (el banco liderado por Cajastur) tiene el 20%.


Banca Cívica carece de oficinas en Asturias, donde La Caixa cuenta con más de 80. Una eventual fusión será neutra en Asturias y no obligaría al cierre de sucursales por duplicidad de red. La Caixa opera en Asturias desde 1989, aunque desde 1984 ya lo hacía como GroupCaixa. En 1992 compró el antiguo Banco Castelao, de Cangas del Narcea, que absorbió en 1997, y entre 1995 y 2001 fue dueña del Herrero.


Caixa Bank y Banca Cívica, que cotizan en Bolsa, son el producto de sucesivas fusiones. La Caixa nació en 1990 por la unión de la caja de Pensiones de Cataluña y de la Caja de Barcelona. En 2010 absorbió a Caixa Girona. Banca Cívica surgió por la unión de Caja de Ahorros de Navarra (CAN), Caja General de Canarias y Caja Burgos, a las que luego se sumó la andaluza Cajasol, que antes había absorbido a Caja Guadalajara. Banca Cívica arrastra dificultades y tiene una fuerte polarización de poder entre Caja Navarra y Cajasol.


La unión de Caixa y Cívica haría caer a Bankia, presidida por el gijonés Rodrigo Rato, del tercer al cuarto puesto en el ranking.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine