30 de mayo de 2012
30.05.2012

Sin comercios, sin bares y sin mercadillo en Laviana

Los negocios permanecieron cerrados excepto los hipermercados, que se animaron a abrir con la jornada de huelga ya bien avanzada

30.03.2012 | 02:00
Una vendedora, en su puesto ambulante, ayer, en Pola de Laviana.

Mieres / Langreo,

D. M. / M. Á. G.

La huelga tuvo un seguimiento mayoritario entre los comerciantes de las comarcas mineras. También entre los vendedores ambulantes. El tradicional mercadillo semanal de los jueves en Pola de Laviana presentaba ayer una estampa inusual, con apenas cinco puestos instalados en las calles adyacentes al Ayuntamiento. En esta zona suelen concentrarse habitualmente unos 130 vendedores ambulantes. Según informaron fuentes policiales, no se registraron incidentes.


Hubo más tensión en otros focos comerciales de las Cuencas, a pesar de que en los últimos días muchos negocios habían colocado, en puertas y lunas, pegatinas en las que informaban sobre su intención de secundar el paro. Los accesos al centro comercial de El Entrego estuvieron cortados con barricadas por la mañana y en los valles del Nalón y del Caudal apenas se registró actividad en tiendas y negocios de hostelería.


Unos de los pocos establecimientos que abrieron en Mieres -de hecho fue el único que lo hizo en el centro del casco urbano- sufrió la rotura de una luna. A medida que fue avanzando la jornada, algunos negocios, especialmente hipermercados, fueron animándose a abrir sus puertas.


La Policía tuvo que intervenir a media tarde en un incidente registrado en las inmediaciones de un hipermercado de la plaza Merediz, en La Felguera, donde se alertó de la acumulación de una gran cantidad de neumáticos. Fuentes policiales, que no llegaron a identificar a los responsables porque ya se habían dispersado, atribuyeron el hecho a una «medida de coacción» más que a una intención real de prender fuego a la improvisada barricada.


Las mismas fuentes explicaron que empleados del establecimiento comercial, ayudados por algunos vecinos que pasaban por la zona, se encargaron de retirar los neumáticos.


Algunas tiendas e hipermercados de los concejos carboneros no pudieron abrir sus puertas, ya que las cerraduras amanecieron bloqueadas con silicona o palillos adheridos con pegamento. La Policía identificó por la noche a ocho personas por utilizar, presuntamente, este método con el objetivo de forzar así el cierre de establecimientos comerciales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35