01 de junio de 2012
01.06.2012

El Gobierno permite la ampliación de otras gasificadoras mientras paraliza la de El Musel

l La delicada situación de la economía l La energía
El tijeretazo en el sector energético frena también la construcción de un nuevo gasoducto entre Asturias y Cantabria

01.04.2012 | 02:00
Los tanques de la regasificadora gijonesa.

Oviedo, M. C. / J. L. S.


El Gobierno paralizará la puesta en marcha de la planta de regasificación del puerto de El Musel en cuanto finalicen las obras, pero permitirá la ampliación de las infraestructuras similares en otros puntos de España. En una resolución publicada ayer en el «Boletín Oficial del Estado» (BOE), el Ministerio confirma el frenazo a la construcción o entrada en servicio de nuevas regasificadoras alegando razones técnicas y económicas. Sin embargo, añade que «esto no es de aplicación para eventuales ampliaciones de plantas de regasificación ya existentes».


En la planificación de los sectores de electricidad y gas entre los años 2007 y 2016 se incluía la ampliación de cinco plantas regasificadoras: Bilbao, Cartagena (Murcia), Huelva, Reganosa (La Coruña) y en Sagunto (Valencia). En concreto, la resolución señala que «no se considera prudente que nuevas plantas de regasificación comiencen a funcionar y se retrasa la autorización administrativa, la autorización del proyecto de ejecución o el acta de puesta en servicio de estas instalaciones hasta que la demanda lo justifique».


En El Musel también había prevista una ampliación para duplicar la capacidad de la gasificadora con la construcción de otros dos tanques además de los dos ya proyectados, pero en 2010 el proyecto fue suspendido por el Gobierno, que por aquel entonces encabezaba José Luis Rodríguez Zapatero.


Según los planes de Industria, las obras de la mayor infraestructura energética promovida en el Principado en los últimos 40 años se finalizarán, pero la planta, que ha costado más de 380 millones de euros, no se pondrá en marcha. El Gobierno arguye que ponerla en marcha «no sería prudente» por la seguridad del sistema gasista y por su elevado coste. Industria espera que la demanda de gas en España continúe baja, al menos, durante los próximos dos años. «Se espera que el uso de las infraestructuras gasistas se sitúe entre el 50 y el 60% hasta 2014», recoge el texto.


La entrada en servicio del complejo de El Musel queda aparcada sine díe. Quedan suspendidas también la construcción del gasoducto El Musel-Llanera, vinculado a la planta, y la nueva conexión de gas entre Cantabria y el centro de Asturias (gasoducto Treto-Llanera), para reforzar la red del norte del país. El decreto publicado por el BOE señala que «la construcción de nuevas infraestructuras de gas se limitará a mantener los compromisos internacionales».


La Federación Socialista Asturiana (FSA) destacó que la paralización de la regasificadora es una «muy mala noticia para la región». El actual secretario general de los socialistas, Javier Fernández, fue ya en los años noventa uno de los principales defensores del proyecto. Jesús Gutiérrez, secretario de organización de la FSA, aseguró ayer: «A falta de saber las inversiones del Estado para Asturias en los Presupuestos, ya sabemos que el Gobierno paraliza una inversión que no es del propio Estado, que estaba realizando una empresa privada, y que va más allá de la propia regasificadora, puesto que afecta al gasoducto entre El Musel y Llanera y a la actividad del puerto». El portavoz municipal del PSOE de Gijón, Santiago Martínez Argüelles, opinó que «una decisión de este tipo sólo se puede calificar de decepción absoluta y un torpedo en la línea de flotación del futuro sector energético de Asturias».


El senador y secretario general de Foro Asturias en Gijón, Isidro Martínez Oblanca, calificó ayer de «mala noticia» la «hibernación» de la regasificadora de El Musel y resaltó que «en tres meses de gobierno de Rajoy, el Ministerio de Industria ha tomado dos decisiones especialmente malas para Asturias: la supresión de los fondos mineros y ahora ésta». Oblanca recalcó que «se está discriminando a Asturias, con la carga de los recortes que no se están repartiendo equitativamente en España».


El coordinador general de IU, Jesús Iglesias, señaló que «por el nivel de ejecución que tienen las obras de la regasificadora no hay más narices que terminar los trabajos, pero, al final, pasarán muchos años hasta que en Asturias podamos rentabilizar esta infraestructura».


El secretario de política de desarrollo de CC OO, Gilberto García Buelga, aseguró que esta decisión será un golpe para la actividad del puerto de El Musel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35