Oviedo / Madrid, Agencias

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantuvo ayer el tono de optimismo sobre la posible recuperación de la economía española que sus ministros han mostrado en las últimas fechas. Rajoy hizo el siguiente pronóstico: «La economía caerá este año menos de lo previsto, 2013 será mejor y el crecimiento volverá en 2014». Esa afirmación del jefe del Ejecutivo contrasta con las predicciones de la Comisión Europea: según Bruselas, el producto interior bruto (PIB) español retrocederá el próximo año un 1,5%, el triple de lo previsto por el Gobierno. El servicio de estudios del BBVA se aproxima a ese diagnóstico europeo y estima además que el país sobrepasará en 2013 la barrera de los seis millones de parados.

Mariano Rajoy expresó su confianza también en la mejora de la situación de las cuentas públicas, también a pesar de que las previsiones económicas de la UE, que hoy se conocerán públicamente, indican que el déficit seguirá fuera de control hasta 2014, según informó ayer el diario «El País». El presidente del Gobierno afirmó: «Hoy no tengo pensado tomar ninguna decisión de subida de impuestos; espero que no sea necesario volver a hacerlo». Y añadió que confía en poder dar marcha atrás en algunas medidas de ajuste en el horizonte de 2014: «Nos gustaría bajar el IRPF en 2014 (...), espero poder hacerlo», respondió durante una entrevista en la cadena Cope.

El presidente del Gobierno afirmó en otro momento que no se rebajará el sueldo a los funcionarios en 2013. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado prevé congelar el salario de los empleados públicos el próximo año, aunque recuperarían la paga extra de Navidad, eliminada para este año. Rajoy prolongó en cambio la incertidumbre sobre las revalorización de las pensiones: «Aún no hemos tomado una decisión al respecto, esperaremos a conocer el IPC de noviembre». El dato de inflación de ese mes marcará la compensación que deben recibir los pensionistas por la diferencia entre el índice de precios y la subida aplicada en enero (1%). Si la inflación se mantiene como en octubre (3,5%), el sistema de pensiones tendría un sobrecoste de 2.500 millones de euros. Con las elecciones catalanas por el medio y antes con las gallegas y vascas, el Gobierno ha eludido hasta ahora aclarar si se compensará o no a los pensionistas y mediante qué procedimiento.

Las afirmaciones de Rajoy sobre la marcha de la economía contrastan con las previsiones que hoy hará públicas la Comisión Europea. Bruselas cree que el PIB retrocederá este año un 1,6%, una décima por encima de lo estimado por el Ejecutivo, y que en 2013 la recesión será tan dura como en este ejercicio. Para 2013, la previsión es de un decrecimiento del 1,5%, mientras que el Gobierno prevé un retroceso suave (-0,5%) que ya ha sido cuestionado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por la mayoría de los servicios privados de estudios. El del banco BBVA predice que, con una caída del PIB del 1,4%, España perderá medio millón de empleos el próximo año y la tasa de paro llegará al 26,1%.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, señaló ayer, en un artículo publicado en «The Wall Street Journal», que España «tiene un futuro brillante» y que las reformas emprendidas por el Gobierno «están empezando a dar frutos». De Guindos defiende en su texto los efectos de la reforma laboral.

«Las bases de la recuperación se van sentando; 2013 será mejor que 2012»

«Espero que no sea necesaria ninguna subida de impuestos más»

Si vemos que durante mucho tiempo España se financia a precios muy elevados, habrá que pedir el rescate»

>

Presidente del Gobierno