23 de agosto de 2014
23.08.2014

Patronal y sindicatos consideran inaplazable que la región recupere la figura del aprendiz

El proyecto formativo va con retraso por la financiación del salario de los alumnos, admiten los agentes sociales

23.08.2014 | 03:15
Por la izquierda, Juan Velarde, Antonio Pino y Justo Rodríguez Braga.

Urge relanzar la figura del aprendiz para que se ponga en marcha el próximo curso académico. Ése fue el mensaje que lanzaron ayer de forma conjunta los representantes de la patronal FADE y de los sindicatos UGT y CC OO durante unas jornadas en La Granda sobre la Formación Profesional Dual. Los agentes sociales coincidieron e insistieron en la necesidad de retomar este modelo formativo de forma inmediata como una estrategia para luchar contra los elevados índices de paro juvenil de la región, y anunciaron que en septiembre, previsiblemente, se dará un empujón a un proyecto experimental negociado con el Principado para formar a los primeros sesenta aprendices con sueldo en empresas del metal.

"Será un sistema único en España", auguró el secretario general de CC OO, Antonio Pino. Eso sí, los sindicatos y la patronal hicieron autocrítica y aseguraron que las negociaciones para que este novedoso modelo formativo pueda funcionar van con bastante retraso. Parte de culpa de esa demora la tienen, según señaló Guiomar Álvarez, responsable de formación de FADE, los "corsés legales". "Necesitamos un cambio de mentalidad y tenemos que armar el programa de la mejor forma posible sin saltarnos ninguna norma", señaló.

El principal obstáculo que falta por superar, añadieron los participantes en la jornada de La Granda, es cómo se repartirán las ayudas para que la Administración se haga cargo de la mitad del sueldo que cobrarán los alumnos. Los aprendices estarán tres días en la empresa y dos en las aulas. "Ya no es posible aplicar una figura del aprendiz como había antes, en la que se trabajaba durante el día y se estudiaba por la noche", puntualizó Justo Rodríguez Braga, secretario general de UGT en Asturias. Los nuevos cobrarán un sueldo de hasta 800 euros y en ningún caso inferior al salario mínimo interprofesional. Los gastos de personal serán compartidos entre los empresarios y la Administración, aunque la forma de hacerlo es lo que queda por definir.

"Si este programa no comienza este curso, yo personalmente me sentiré frustrado", reconoció Rodríguez Braga. Los sindicatos y la patronal desligaron el modelo formativo que se pretende implantar en Asturias de otro alternativo que se ha ensayado en todo el país, Asturias incluida, y que supone ampliar las horas de prácticas a los alumnos de la actual FP Superior. En este sistema los alumnos reciben sólo una beca anual de unos 200 o 300 euros.

En el nuevo modelo asturiano, expusieron los líderes sindicales, habrá más horas en la empresa que en el aula y un contrato laboral por el medio, algo que ya ocurre en el País Vasco o Navarra. El plan regional arrancará con 60 participantes, aunque la idea es la de ir ampliando esta cifra en las sucesivas convocatorias.

La representante de FADE, Guiomar Álvarez, aseguró que "en España tenemos un problema entre las necesidades de las empresas y los estudios de los alumnos". La proporción de los que optan por la FP es muy inferior a la media europea, al contrario de lo que ocurre con los estudios universitarios. También aseguró que los empresarios deberían tener un papel más relevante en la elaboración de los planes de formación, para adecuarse a los avances tecnológicos y las necesidades de las empresas.

Los sindicatos indicaron que para que el programa funcione de forma adecuada es necesario involucrar a cuantas más empresas mejor. "Nos hemos encontrado con algo de cerrazón en los empresarios, pero por mero desconocimiento", aseguró Rodríguez Braga. Pino auguró que el sector industrial deberá afrontar un importante relevo generacional.

El acto estuvo moderado por el presidente de la compañía gijonesa Ideas en Metal, Juan José Hevia, aprendiz durante su juventud, quien abogó por recobrar esta figura porque "es absolutamente necesaria" y reclamó incluso que las compañías puedan coger aprendices ya a partir de los 16 años y no de los 18 como establece el plan regional. Una tesis similar defendió el empresario Javier Fernández-Font, de Alusin. "El proyecto asturiano tiene que ser más ambicioso", abogó. También el economista asturiano Juan Velarde, que aseguró que "Asturias tiene un problema de población activa y de formación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35