07 de octubre de 2014
07.10.2014
CLUB PRENSA ASTURIANA | La Asturias que funciona

Los gestores asturianos defienden la "formación continua" para conseguir el éxito empresarial

Rosa Aza, Eva Pando y Amador Menéndez piden potenciar "la labor comunicativa" en el sector privado y favorecer al "intraemprendedor" o empleado con ideas innovadoras

07.10.2014 | 02:04

"Formación continua" para enfrentarse a un contexto altamente competitivo y cambiante. Los tres participantes en la primera jornada del ciclo de conferencias "La Asturias que funciona", organizado por el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA y por la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo con la asistencia de alumnos del centro, coincidieron ayer en señalar la necesidad de que los representantes del sector privado en la región se sometan a un permanente ejercicio de reciclaje profesional que garantice el éxito en su trabajo. Rosa Aza, fundadora del máster de Transportes de la institución académica asturiana; Eva Pando, directora del Centro Europeo de Empresas e Innovación de Asturias (CEEI), y Amador Menéndez, investigador del Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias (ITMA), también destacaron la importancia de desarrollar habilidades comunicativas y cuidar las relaciones sociales para "venderse mejor" en el mercado. Además, el coloquio, moderado por el catedrático de Organización de Empresas Camilo José Vázquez, sirvió para poner en valor la función de los "intraemprendedores", empleados que forman parte de empresas que no han creado, pero que las enriquecen notablemente gracias a su actitud e ideas innovadoras.

"Hay que tener amigos en todas partes y saber a quién recurrir a la hora de poner en marcha un proyecto, es muy importante cuidar los contactos", señaló Rosa Aza durante su intervención, que dedicó casi en exclusiva a explicar la trayectoria del exitoso máster en Transporte y Gestión Logística de la Universidad de Oviedo, un curso que se ha convertido en un referente nacional e internacional sobre la materia gracias a su calidad docente y al elevado índice de inserción laboral de los alumnos.

La profesora universitaria explicó que la idea de crear este curso surgió a finales de los noventa cuando dirigía la extinta Escuela de Empresariales de Gijón. "Por entonces, nos propusimos poner en marcha en el centro los estudios sobre la especialidad de Turismo. Para ello, pedimos fondos y uno de nuestros apoyos nos dijo que nos lo daría a cambio de que introdujéramos los conocimientos sobre transporte", señaló Aza, que también es presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón. Fue dicho y hecho. En pocos meses, echó a andar el máster, por entonces de un solo año académico, con el respaldo de diferentes colectivos, entre ellos la patronal del transporte por carretera Asetra. "Le dimos un enfoque multidisciplinar, con una parte práctica y otra teórica adaptada a una realidad permanentemente cambiante. Por eso, incluimos asuntos relacionados con el Derecho, las tecnologías, la gestión...", destacó.

El curso de postgrado, pionero en Asturias por su temática, no tardó en crecer y, en apenas dos años, dobló su duración. "Logramos financiación para un proyecto que nos permitió analizar todos los másteres similares que se imparten en el mundo en lenguas española, inglesa, francesa, alemana e italiana. Además, realizamos encuestas a los profesionales del sector", añadió. Unas interacciones que sirvieron para enriquecer contenidos y prácticas. "Logramos nuestro propósito de que el alumno conociera de primera mano el mundo empresarial, a ser posible con una compensación económica", remató.

Estos esfuerzos han dado como resultado un máster que garantiza la formación dual (Universidad y empresa), con un 75 por ciento de profesores que son profesionales del sector. "Creo que ha sido un éxito porque el nivel de empleabilidad de los que lo finalizan es muy alto, porque las empresas vuelven año tras año a interesarse por nuestros estudiantes y porque nuestra experiencia ha sido copiada por doquier en otros lugares", concluyó Aza, tras insistir una vez más en la importancia de "saber escoger bien a los compañeros de viaje para lanzar cualquier proyecto".

En esa premisa profundizó Eva Pando ante los alumnos de la Facultad de Economía y Empresa, que asisten a las jornadas como parte complementaria de su formación. "Es muy importante que desarrolléis vuestras habilidades sociales y comunicativas", resaltó a la hora de ofrecer consejos. La directora del CEEI también señaló como claves del éxito "el poder dedicarte a lo que te gusta, horas y horas de esfuerzo continuado, dominar idiomas y una formación permanente para adaptarse a los cambios".

"La vida te va poniendo encima de la mesa asuntos sobre los que tienes que tomar decisiones que no habías previsto y, como gestor, es necesario asumir riesgos", destacó la ingeniería industrial, que desveló haber encontrado su pasión por los asuntos económicos durante su etapa de alumna de Rosa Aza, sentada ayer a su lado. En este sentido, Pando ensalzó la labor de los intraemprendedores, "fundamentales en cualquier organización". "Son personas que impulsan sus propios proyectos, con propuestas originales, al margen de que hayan fundado o no una empresa. Allí donde estéis, debéis asumir ese papel", afirmó.

Y puso como ejemplo su recorrido personal: etapa universitaria, su trabajo como becaria en una sociedad radicada en La Felguera dedicada a la fabricación de prótesis intervertebrales, la realización de un máster MBA en la Universidad Politécnica de Madrid, su participación en una empresa de capital riesgo... Y, finalmente, su llegada al CEEI, con sede en Llanera y donde ahora facilita la creación de empresas altamente tecnológicas. "No hay que tener miedo a adentrarse en mundos nuevos, he ocupado lugares que nunca me había planteado. La cuestión está en conseguir una formación continua para adaptarse a lo que llega", remató.

"La comunicación es algo fundamental en vuestro futuro", apuntó Amador Menéndez. El químico del ITMA -antes fue profesor de Educación Secundaria e investigador en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)- puso como ejemplo a los fundadores de Google, que lograron la financiación para poner en marcha su exitosa empresa con un discurso de 30 segundos pronunciado ante varios inversores. "En España, necesitamos impulsar proyectos de alto riesgo y, para ello, es preciso crear sinergias, conectar puntos", apuntó el trabajador del ITMA, donde está vinculado a los estudios sobre nanotecnología. "Porque la innovación se produce cuando dos cosas que habían estado separadas se juntan por primera vez", sentenció.

Menéndez distinguió en este punto entre "invención sin innovación" (desarrollo de una gran idea que no llega al mercado), "invención e innovación" (puesta en marcha de algo novedoso que sí llega al mercado) e "innovación sin invención" (conectar ideas ya existentes logrando un gran éxito en el mercado). "Este último caso es el de personas como Steve Jobs (fundador de Apple), que son auténticos creadores de tendencias. Logran que lo ya existente se una para dar como resultado algo nuevo", remarcó. "No debe darnos miedo el fracaso, porque el fracaso es el prólogo obligado del éxito", apostilló.

El científico se mostró crítico con algunos aspectos centrales de la investigación en España. "El Centro Superior de Investigaciones Científicas, las universidades y las empresas funcionan como conjuntos disjuntos", afirmó. Por eso, apostó por impulsar el diálogo entre la ciencia, la tecnología y la empresa. "Todos somos parte del problema, pero también de la solución. Para moverse del laboratorio al mercado, debemos ser capaces de romper la rigidez de nuestro sistema y abrirnos a múltiples formas de interacción", finalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35