DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dura sanción a la industria láctea por formar un cártel

Los ganaderos temen que la multa repercuta en el precio de la leche

Los sindicatos agrarios aseguran que el correctivo puede, incluso, dejar a alguna de las empresas al borde del cierre

Los ganaderos temen que la multa repercuta en el precio de la leche

Los ganaderos temen que la multa repercuta en el precio de la leche LUISMA MURIAS

Los ganaderos temen que la multa que la Comisión Nacional de Competencia ha impuesto a nueve compañías lácteas, entre ellas Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA) y Central Lechera Asturiana (Clas), acabe teniendo repercusión, aguas abajo, sobre el precio al que le venden la leche a estas firmas. Incluso, alguna asociación del sector va un paso más allá y augura que la sanción podría dejar a alguna de estas empresas al borde de la quiebra y del cierre.

El presidente de la Interprofesional Láctea Española y de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) en Asturias, Ramón Artime, considera que la multa es una "malísima noticia" para el sector. "Nos afectará a todos de forma negativa tanto a la industria como a los ganaderos", señaló. El líder de la central también vaticina que algunas de las empresas afectadas pueden quedar a la puerta de la quiebra. "Si realmente esas cantidades se pagan en los términos que estipula Competencia, empresas como Pascual pueden ir al cierre", argumentó. También asegura que esperaba que las empresas asturianas afectadas tuvieran que abonar una cantidad mucho menor. Y alertó que una bajada en el precio que se paga a los ganaderos "sería un efecto colateral inadmisible; y más con la situación actual, a poco más de tres semanas del fin de las cuotas lácteas".

La resolución de Competencia cogió a más de uno a contrapié. Joaquín López, secretario general de la Unión de Campesinos Asturianos (UCA), asegura que la multa le pilló "por sorpresa", aunque reconoció que viene a demostrar que en el sector hay poca libertad de precios. También, al igual que el resto de agrupaciones, teme que al final los ganaderos salgan perdiendo. "Lo peor sería ahora que para pagar la sanción se tire el precio de la leche, estamos seguros de que no va a salir del bolsillo de ningún directivo, siempre acaba pagando la parte más débil", resaltó Joaquín López.

También la secretaria general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganadores (Coag), Mercedes Cruzado, alertó de que la sanción puede acabar repercutiendo sobre los recogedores de leche. "Nos parece bien que se investigue a las grandes empresas, pero sin tocar los precios a los ganaderos, y si se hacen cosas mal deben de pagar por ellas", afirmó. De hecho, apunta que durante las últimas semanas estas empresas ya han aplicado un recorte en lo que abonan por cada litro a los ganaderos.

Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganadores (UPA) aseguró sentirse "decepcionada" porque en la sanción no se haya incluido a los que, a su juicio, son "los verdaderos culpables del hundimiento del precio de la leche y de la ganadería en España: la gran distribución".

Compartir el artículo

stats