La multinacional japonesa Ricoh ha desembarcado en Asturias con la apertura de un centro tecnológico especializado en comercio electrónico que da empleo inicialmente a 50 trabajadores. La compañía ha alquilado una planta de más de 1.200 metros cuadrados en el Parque Tecnológico de Llanera que será inaugurada el jueves por responsables de la compañía en España y del Gobierno del Principado.

A pesar de que la gran mayoría del negocio de Ricoh en España proviene de la impresión (fotocopiadoras, faxes, impresoras?), cada vez tienen más peso otros servicios tecnológicos como el desarrollo de plataformas de comercio electrónico para empresas. La compañía ya ha puesto en marcha la de supermercados Dia y pretende seguir creciendo y dar el salto a otros sectores como el de la moda. Por ello, Ricoh ha creado en Asturias un "centro de competencias de soluciones digitales" que estará especializado en el desarrollo de plataformas de comercio electrónico.

El nuevo centro está ubicado en el parque tecnológico de Asturias, en Llanera. Cuenta con 50 trabajadores, de los cuales 18, según señalaron fuentes de Ricoh, proceden de la compañía vasca B2B 2000, que tenía una de sus principales sedes en el centro tecnológico del pozo Entrego, en San Martín del Rey Aurelio. Esa empresa fue liquidada el pasado año al verse arrastrada por los recortes en el grupo Mondragón, uno de sus principales clientes, y parte de sus activos han pasado a manos de Ricoh. La planta de B2B 2000 en Asturias estaba especializada es el desarrollo de plataformas de comercio electrónico con software Hybris, cada vez más utilizado en el mercado, y Ricoh ha decidido aprovechar la experiencia del personal de la extinta compañía para reforzar su posición en el sector.

Ricoh, con sede en Tokio, opera en 200 países. Tiene presencia en España desde 1986, donde cuenta actualmente con una plantilla de 1.800 empleados y el año pasado facturó 230 millones.

Por otro lado, la consultora francesa Capgemini, que tiene una factoría de software en Langreo, ha anunciado la compra de la firma tecnológica estadounidense IGATE en una operación valorada en unos 4.000 millones de dólares. La adquisición fue confirmada por ambas partes y con ella el grupo resultante tendrá unos ingresos estimados de 12.500 millones de euros y más de 100.000 empleados.