27 de enero de 2017
27.01.2017
La Nueva España

Azparren: "Los bancos no tienen bastantes medios para lo que se les viene encima"

El jurista augura dificultades en las negociaciones sobre las cláusulas suelo

27.01.2017 | 01:54
Agustín Azparren, a la izquierda, junto al decano de la Facultad de Derecho, José María Roca.

"Los bancos no tendrán suficiente con sus propios medios para atender lo que se les viene encima". La reflexión la hizo ayer el exjuez y abogado Agustín Azparren Lucas durante una charla en el aula magna de la Universidad de Oviedo, organizada por la Facultad de Derecho para conmemorar el Día de la Mediación, y en la que Azparren analizó el decreto aprobado por el Gobierno para facilitar las devoluciones por las cláusulas suelo que sean consideradas como abusivas. Lo que se les viene encima a los bancos es un aluvión de reclamaciones tras esta regulación, explicó. La medida tiene el objetivo de evitar un colapso en los Juzgados, pero puede que no funcione. "La gran desconfianza que tienen los clientes hacia los empleados de la banca puede dificultar esos acuerdos", aseguró.

Lo ideal sería haber ido a un sistema intermedio de mediación para facilitar los pactos, resaltó el letrado, que la semana que viene se incorporará al despacho de Ontier en Oviedo. A su juicio, "un mediador no es un trabajador de un banco y eso podría facilitar las cosas". También defendió la labor del Tribunal Supremo, en contra de las duras críticas que está recibiendo por parte de muchas asociaciones de consumidores. Este organismo judicial había limitado, en los litigios por cláusulas suelo, las devoluciones a mayo de 2013 con el objetivo de no dañar en exceso las cuentas de las entidades financieras. Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea obligó, en diciembre, a que la retroactividad fuera total. De ahí que el Gobierno trate de meter mano para evitar un colapso judicial.

En su defensa del Supremo, Azparren asegura que en su famosa sentencia sobre cláusulas suelo "da una de cal y otra de arena. Por un lado, establece unos requisitos muy rígidos para que la cláusula sea transparente, ya que muy pocas pueden pasar el filtro, pero, por otra parte, sólo compensa con una parte de lo pagado de más a los afectados". Tras aquel fallo se produjo, según señaló, "la mayor rebelión jurídica que jamás he visto". Hubo algunos Juzgados que hicieron caso omiso del tribunal y obligaban a los bancos a que hicieran un reembolso total de lo cobrado de más por las cláusulas suelo de algunos clientes.

Pese a todo, asegura que el decreto aprobado ahora por el Gobierno para regular estas devoluciones "no es como el sistema de arbitraje que se puso en marcha para los que habían comprado acciones de Bankia o preferentes, en el que hubo muchos consumidores que salieron perjudicados". Una de las ventajas, explicó Azparren, es que no se cierra la puerta a una reclamación judicial en el caso de que no se llegue a un acuerdo.

El decreto, en principio, establecía que la entidad debía de informar personalmente a aquellos que tuvieran cláusulas suelo. Pero fue modificado. "Ahora basta con que lo anuncie en las propias oficinas o en su página web, supongo que por esa parte ha habido mucha presión de los bancos, porque así mucha gente no reclamará", sentenció.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35