16 de marzo de 2017
16.03.2017

Los litigios por impagos en las exportaciones se disparan, alerta el jurista Pérez-Holanda

"Vender fuera es fácil; lo difícil es cobrar", destaca el abogado internacional

16.03.2017 | 01:44
De izquierda a derecha, Ignacio García (FADE), Pérez-Holanda, Sanda Blanco (CESCE), Beatriz Castejón (CESCE) y Susana Sánchez (Sabadell-Herrero).

"Exportar es fácil, pero si se pretende vender en otros países y además cobrar y ganar dinero, eso es difícil", aseguró ayer el abogado internacional Guillermo Pérez-Holanda en la jornada "Exportar con seguridad", organizada en Oviedo por la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) y el Banco Sabadell Herrero.

Pérez-Holanda confirmó que se está produciendo un "aumento de fallidos e impagos", y en consecuencias un "incremento tremendo de la litigiosidad", por transacciones en el exterior, sobre todo en aquel tipo de operaciones donde menos regulados están los contratos (ventas, suministros, obras, agencias y distribución) y menos en tecnología, asociaciones de empresas y alianzas. "Casi el 27% de las ventas y suministros tienen incidencias", afirmó.

A juicio de este especialista, "conviene hacer medicina preventiva", extremando las cautelas y buscando el respaldo y asesoramiento de bancos, aseguradoras, consultores, abogados y otros profesionales, y "dotándose de coberturas" para "minimizar riesgos". "Confiar en que lo importante es lograr el contrato y, en caso de incumplimiento, pleitear, es un error", indicó. Pérez-Holanda alertó de que los pleitos en el extranjero duplican sus costes y que "hay jurisdicciones impermeables".

En su opinión, se tiende a trabajar de forma individual cuando lo ideal es ir "juntos", trabajando al mismo tiempo con el seguro y el banco. "Si no se tienen garantías bancarias de cobro y medios de pagos blindados, el riesgo es mayor", explicó.

El aumento de los percances guardan relación con el aumento de la base exportadora española y de la rapidez con que muchas empresas se han incorporado al mercado exterior a resultas del hundimiento del mercado interno que se produjo durante la crisis. "Hemos querido hacerlo por la vía rápida cuando entrar en nuevos países y mercados desconocidos lleva tiempo", argumentó.

Los riesgos de la internacionalización son de diversa naturaleza: políticos ("Cuanto más nos impliquemos en un país, más los tendremos que analizar", recomendó), prototípicos (documentación, transporte, logística y otros inherentes a la exportación), culturales y los contractuales.

Pablo Junceda, director general de Sabadell Herrero, explicó que "las empresas han salido al exterior pero en muchos casos no se ha sabido hacer con el rigor que exigen unos mercados tan complicados. No hay que dar un paso atrás, pero los próximos que se den deben hacerse con la seguridad de que, además de vender y exportar, se cobre. Lo verdaderamente importante es cobrar".

En la jornada también intervinieron Beatriz Castejón Martín y Sanda Blanco (de CESCE) y Susana Sánchez Canteli, directora de Negocio Internacional de Sabadell Herrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35