14 de abril de 2017
14.04.2017

Jindal acusa a Arcelor de "jugar sucio" en la compra de Tarento

El grupo indio tacha a Mittal de "poco ético" y considera "engañosa" su oferta

13.04.2017 | 23:47
Lakshmi Mittal.

La batalla por el acero de la planta italiana de Ilva en Tarento, el mayor complejo siderúrgico de Europa, se recrudece. El consorcio liderado por el fabricante siderúrgico indio Jindal Steel, bautizado con el nombre de Acciaitalia, ha acusado a Arcelor-Mittal, su contrincante en la pelea por hacerse con la instalación, de "jugar sucio". Jindal ha remitido dos cartas a las autoridades de defensa de la Competencia Europea para expresar su malestar. En la primera acusa al grupo de Lakshmi Mittal, asociado a la familia Marcegaglia, de haber presentado una oferta "engañosa e incorrecta" sobre los planes de negocio y las tecnologías que pretenden desarrollar en la megafactoría transalpina.

En la otra misiva se acusa a Arcelor de tantear a uno de los socios que forman Acciaitalia, la caja italiana CDP, y que tiene un 27,5% de este consorcio. Según Jindal, la multinacional de raíz europea está teniendo un "comportamiento poco ético", ya que, según su versión, están tentando a la entidad financiera para que pase a formar parte de su grupo si consiguen hacerse con el complejo siderúrgico. El empresario indio Sajjan Jindal aseguró sentirse "sorprendido" por la maniobra de Mittal. Y también destacó que la mayor parte de su consorcio está formado por grupos italianos, un argumento que utilizó para atacar a Arcelor, pese a que en su oferta van de la mano de los también italianos Marcegaglia.

Algunos medios locales recogían también estos días una respuesta de un portavoz de la Unión Europea en la que aseguraba que el proceso de venta de Ilva estaba en manos de las autoridades italianas y que no era de su responsabilidad vigilar que fuera transparente y justo.

Mientras tanto, el Gobierno italiano continúa deliberando sobre cuál de las dos ofertas es la más conveniente para el futuro del gigantesco complejo siderúrgico, lastrado desde hace años por graves problemas medioambientales. En un principio, el plazo que se había dado el Ejecutivo expiraba el pasado 6 de abril, pero se ha dado hasta principios de mayo, para seguir evaluando las alternativas. Por lo que ha trascendido, la oferta de compra presentada por Arcelor ronda los 1.600 millones de euros, y la de Jindal, los 1.200.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35