La Universidad de Oviedo, Caja Rural de Asturias y la multinacional Capgemini firmaron ayer un acuerdo para la creación de una cátedra que tiene como objetivo fomentar el espíritu emprendedor entre los estudiantes. Su objetivo es el de buscar y detectar ideas innovadoras entre los universitarios. No obstante, aún está por definir qué acciones concretas se van a llevar a cabo y sobre qué grados va a centrar sus objetivos para captar a los futuros empresarios.

El acuerdo, además, dará vía libre a la Universidad para incorporarse al grupo GEM (Global Entrepreneurship Monitor) que se encarga de elaborar estudios exhaustivos sobre la situación del emprendimiento por regiones. Capgemini y Caja Rural aportarán a la cátedra unos 20.000 euros de forma conjunta.

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, aseguró que la firma supone un paso por impulsar "alianzas estratégicas" que contribuyan a la empleabilidad de los estudiantes. "La cátedra pretende servir de enlace entre sociedad, Universidad y empresas", destacó García.

Por su parte, el consejero delegado de Capgemini, Paulo Morgado, aseguró que la multinacional informática, con oficinas en Valnalón, en Langreo, tiene ya unos 950 trabajadores en la región. Superar la barrera de los mil, explicó, dependerá de los proyectos internacionales que la compañía consiga captar en próximas semanas.

Por su parte, la vicerrectora de acción transversal y cooperación con la empresa, Eugenia Suárez Serrano, puso el acento en que más de 150 estudiantes habían participado en el último curso en los programas complementarios de emprendimiento ofrecidos por la Universidad de Oviedo. También destacó que cada vez más alumnos quieren emprender.