02 de diciembre de 2017
02.12.2017
Las vicisitudes de un grupo centenario

La situación de Duro y de Alstom ralentiza la operación de venta de Felguera Raíl

La reordenación del grupo asturiano y la fusión de la francesa y Siemens demoran la negociación

02.12.2017 | 00:12
Acacio Rodríguez.

Las conversaciones que mantiene Duro Felguera con la multinacional francesa Alstom para la venta de su filial mierense Felguera Raíl, y que estaba previsto culminar antes de fin de año, han entrado en una fase de ralentización como consecuencia del proceso interno de reordenación que está viviendo la compañía asturiana (incluido el nombramiento de Acacio Rodríguez como nuevo presidente) y como efecto también del acuerdo de fusión de Alstom y la alemana Siemens. Según confirmaron fuentes de Duro y de medios financieros acreedores de la ingeniería asturiana, las negociaciones se han lentificado y no se considera factible que puedan culminar en lo que queda de mes.

La venta de Felguera Raíl es una de las desinversiones que proyecta acometer el grupo asturiano para generar recursos y hacer frente a su delicada situación financiera. La enajenación del edificio que acoge la sede de Duro Felguera en Madrid está más avanzada, aunque su formalización aún llevará algunos días o quizá varias semanas. La posible venta de las filiales tecnológicas madrileña Núcleo y Epicom son proyectos mucho más retrasados.

Felguera Raíl, con más de cien empleos y especializada en el diseño y fabricación de aparatos de vía y cruzamientos ferroviarios para líneas de metro, tranvías y trenes convencionales y de alta velocidad, fue objeto de interés de Alstom. Fue la compañía francesa la que se acercó a Duro para sondear si estaba predispuesta a vender su filial mierense de fabricación.

En septiembre, la multinacional francesa, fabricante del tren de alta velocidad TGV, y la alemana Siemens, también con un área de negocio ferroviaria cuyo principal producto es el tren de alta velocidad ICE, acordaron su fusión con mayoría del socio alemán.

A la espera de que se culmine la venta de la sede madrileña, se reactiven los avales bancarios y se aclare el futuro inmediato del grupo (pendiente del cobro de deudas reclamadas en varios países, una ampliación de capital con entrada de nuevos accionistas y la reestructuración de la deuda) la acción sigue muy penalizada en Bolsa. Ayer cayó otro 4,76% y se situó en 0,4 euros. El 100% de Duro vale 64 millones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35