05 de mayo de 2018
05.05.2018
ACACIO RODRÍGUEZ | Presidente de Duro Felguera

"Queremos un grupo más fuerte, grande e internacional, y con implicación asturiana"

"La ampliación de capital es difícil pero somos optimistas: vamos a hacer lo imposible para que salga"

05.05.2018 | 04:19
Acacio Rodríguez.

Acacio Rodríguez (León, 1949), presidente de Duro Felguera desde noviembre, pretende una compañía "más internacional, más fuerte y más grande" y encara una ampliación de capital por 125 millones para la que, a sabiendas de que "costará trabajo", es "optimista" para reflotar al grupo. Resta dramatismo al ERE anunciado, prevé inversiones en El Tallerón, pretende reposicionar el negocio y contar con al menos un 5% de capital asturiano. "Cualquier región mataría por tener una Duro".

- El expresidente y mayor accionista, Ángel el Valle, quería pedir el concurso por considerarlo una obligación legal. Los independientes se opusieron. ¿Por qué?

-Los concursos se piden para protegerse y que nadie te haga quebrar. Pero este depende de la morfología de cada empresa. En una ingeniería como Duro ocurriría lo mismo que le pasó al Popular: hubiese cundido el pánico y nos hubiesen ejecutado los avales que tenemos en grandes proyectos y nuestra deuda se hubiese disparado más. Nuestros clientes no hubiesen podido esperar a que saliéramos del juzgado. Y muchos de nuestros profesionales se hubiesen ido. Así que no valía para protegernos. Y teníamos la opción de pactar con la banca y tirar para adelante.

- ¿Por qué se fueron del consejo los dos mayores accionistas: Álvarez Arrojo y Arias?

-Si no van a ir a la ampliación de capital, es lógico que decidieran irse del consejo.

- ¿No van a comprar acciones nuevas en la ampliación?

-No creo que vayan, salvo que compren algo. En esto no hemos entrado.

- Y ahora ¿hacia qué modelo de consejo van?

-Vamos camino de un consejo de independientes, aunque dejando espacio por si en la ampliación se incorporan accionistas con una posición relevante que les dé derecho a estar. Y si llega un inversor que toma el 30%, lo lógico es que ponga a su gente. Pero lo que nos dicen los inversores es que prefieren que no vuelva a haber una gran concentración de capital en una familia.

- Con las pérdidas de 2017 (254,5 millones) ¿habrá suficiente demanda de acciones para cubrir los 125 millones que van a demandar al mercado?

-La cifra de pérdidas no es real, sino un ejercicio de prudencia, aunque era obligatorio declararlas como se hizo. No teníamos opción. Pero 40 millones son por el riesgo de que Venezuela pudiera suspender pagos, lo que, con el petróleo al alza, la previsión mejora. Otra parte son 50 millones de crédito fiscal que el auditor te obliga a deshacer si no puedes justificar que los vas a poder aprovechar. Así que hay unos 100 millones que no son pérdidas reales. Quisimos demostrar transparencia y, en condiciones tan extremas, la auditoría no tuvo salvedades.

- ¿Están intentando contratar obra? ¿La empresa sigue operativa pese a las dificultades financieras?

-Bastante hacemos con sostener los proyectos y mantener estable la deuda. Proveedores como Siemens y General Electric nos han ayudado y respondieron por nosotros ante clientes. Se sigue trabajando y es probable que nos adjudiquen algo en Europa del Este. Seguimos presentando ofertas, aunque con el agujero de balance que tenemos, nadie te contrata. Pero la empresa no está parada. Y seguimos haciendo pequeños pagos y pagando nóminas.

- ¿Qué medidas precisan?

-Un paquete de rescate financiero es necesario pero no suficiente. Necesitamos aumentar la productividad el 25%. Y esto no es quitar gente sino aumentar el valor añadido. Hemos reducido la plantilla el 10%. Si vendemos DF Raíl y Núcleo reducimos 250 personas y aumentamos la productividad.

- Pero han anunciado un ERE con despidos en las oficinas de Madrid y Gijón.

-El ERE yo no lo veo muy traumático. Lo veo negociable. Pero si estamos buscando accionistas para que inviertan, hay que hacer esfuerzos.

- ¿Cuántos despidos prevé?

-Dependerá de que se acepte adaptar algunos departamentos, ajustar horarios y salarios. Con un 10% de mejora en la carga salarial, vale. No queremos imponer. Preferimos la colaboración. Y estamos abiertos a sugerencias.

- ¿Cómo va la ampliación?

-Fuimos al ralentí porque nos faltaba el plan financiero de la banca, que es el que nos da la credibilidad. Y tenemos que presentar un plan estratégico a los inversores. La ampliación va a costar trabajo pero somos optimistas. Vamos a hacer lo imposible para que salga.

- ¿Hay respuesta entre inversores asturianos?

-Confiamos en colocar en Asturias un mínimo. Me gustaría al menos el 5%. Ya estoy haciendo gestiones. Y vamos a tocar a inversores familiares, aunque en Asturias se es más proclive a la renta fija y a las "utilities". Cualquier región mataría por tener una Duro Felguera. Yo soy industrialista y no quiero una Duro que pierda las referencias industriales asturianas: son muy valiosas.

- ¿Habrá una reducción a cero del capital actual?

-A cero no. Pero habrá una reducción. No queda otra porque estamos en fondos propios negativos. Podría quedar en un 5% o una pequeña parte.

- ¿Qué Duro pretende? ¿Hacia dónde debe ir ?

-Tenemos que reposicionar el negocio: ir dejando unas actividades y entrar en otras. Y ser una multinacional. Hoy somos un grupo internacional que manda gente a otros países. La única oportunidad que tenemos es como ingeniería internacional, con líneas de negocio en segmentos que crezcan. Tiene que ser una Duro más fuerte, más grande, más competitiva. El espíritu debe ser ganador. Hay que recuperar el viejo estilo austero, guerrillero, rápido y muy ágil de Duro. Y tenemos que ilusionar y crear liderazgo.

- ¿Qué prevé hacer con El Tallerón, de Gijón?

-Queremos invertir en él e ir a otro concepto con productos diferentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35