15 de junio de 2018
15.06.2018

El BCE inicia el repliegue monetario

El Eurobanco cortará las compras masivas de deuda desde diciembre, pero no subirá los tipos de interés al menos hasta 2019

15.06.2018 | 02:03

El Banco Central Europeo (BCE) irá pisando el freno en las compras de deuda pública y de otros tipos de activos a partir de octubre y a comienzos del año que viene las cortará de raíz. No habrá más munición monetaria a través de estas medidas "no convencionales" que comenzaron en marzo de 2015 con el objetivo de llevar la inflación al entorno del 2% y reanimar la economía del euro.

El consejo que preside Mario Draghi puso así fecha al inicio del repliegue de su arsenal y de su balance, aunque mandó también otra señal: los tipos de interés, que llevan desde marzo de 2016 en un histórico 0%, seguirán ahí hasta el verano de 2019, momento para la que el eurobanco la puerta abierta a la primera subida desde 2011. Los analistas hablan ya del fin de una era económica.

Lo más cercano para el BCE es ir pisando el freno de la compra de deuda (sobre todo títulos públicos) poco a poco. Se hará en varias fases. Desde ahora hasta octubre, el BCE seguirá invirtiendo 30.000 millones en este mercado. A partir de ese mes, la cifra se reducirá a la mitad, a 15.000 millones. Y ya en 2019 se echará el freno de mano por completo.

La retirada de tales estímulos se produce en un contexto complejo para Europa. La recuperación económica en las principales economías del continente ha perdido algo de fuelle, hay países como Italia que son un polvorín político y el precio del petróleo lleva tiempo desbocado, lo que podría tirar de la inflación y acelerar la hoja de ruta para las subidas de tipos.

Mario Draghi aseguró que todas estas decisiones se habían tomado por unanimidad dentro de los órganos de Gobierno del regulador. El mensaje fue recibido por los mercados con contenidos síntomas de optimismo, al menos en el caso de España. El Ibex 35, el principal indicador de la bolsa nacional, subió un 0,59%. Sin embargo, en el resto del continente los porcentajes fueron mejores. Fráncfort avanzó un 1,68%, el que más; París lo hizo un 1,39%; Milán un 1,22% y Londres un 0,81%. La prima de riesgo española reaccionó reduciéndose ligeramente, hasta los 93 puntos, mientras que el euro bajó de 1,18 a 1,16 dólares, presumiblemente ante el anuncio de que los tipos seguirá a cero durante un año más.

La desconexión de las compras de deuda del BCE es una auténtica prueba de fuego para la consistencia de la recuperación europea y del saneamiento de las cuentas públicas de los países, varios aún con altos endeudamientos públicos y privados, entre ellos España.

Los economistas del BCE han revisado a la baja su previsión de crecimiento para la eurozona este año, que se sitúa en el 2,1%, frente al 2,4% que anticipaban en marzo. Draghi subrayó que los riesgos se mantienen equilibrados en general. Y apuntó que las incertidumbres para el crecimiento están vinculadas a factores globales, "incluyendo la amenaza de un mayor proteccionismo" que se ha hecho "más prominentes", y apuntó la necesidad de prestar atención a la persistente volatidad del mercado.

Draghi dejó bien claro cuándo será el fin del programa de activos pero no fue tan contundente sobre el futuro de los tipos de interés. El banquero se limitó a decir que no sería antes del verano del año que viene.

La reunión del máximo órgano rector del banco en Riga supuso, además, el estreno como vicepresidente del BCE del español Luis de Guindos, que asumió el puesto el pasado 1 de junio en sustitución de Vitor Constancio. Al encuentro también asistió por primera vez el nuevo gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien tomo posesión de su cargo el lunes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine