15 de junio de 2018
15.06.2018

Caja Rural cree que sobran oficinas bancarias en la región, pero no en su caso

Quirós: "La economía regional no está muy boyante, pero hay mimbres para mejorar"

15.06.2018 | 02:03
Los asistentes a la asamblea anual de Caja Rural, ayer, en el Palacio de Congresos de Oviedo.

Caja Rural de Asturias mejoró considerablemente sus resultados durante el año pasado (el beneficio creció el 34%) y constata que hay mejoría en la economía asturiana. Para poner en valor ese crecimiento, el presidente de la entidad financiera, José María Quirós Rodríguez, señaló que ya en 2016 la caja había alcanzado un volumen de negocio igual al que tenía antes de que estallara esta gran recesión.

Los planes de la entidad suponen continuar creciendo en Asturias. Quirós señaló que la región tiene "exceso de oficinas bancarias", aunque matizó, no en el caso de Caja Rural, que conserva las mismas que antes de la crisis, 112 en total. Todas dentro de la región. La intención del grupo es ahora crecer en Gijón. "La expansión tiene que ser prudente", matizó el director general, Fernando Martínez, antes de la asamblea general de la entidad, que se celebró ayer en Oviedo.

Con estos resultados, señaló Quirós, la caja es ya la octava cooperativa de crédito en volumen de negocio de España y la primera en ratio de solvencia. El presidente de la entidad sacó pecho de las cifras y resaltó que un tercio de los asturianos es cliente de la Caja Rural. En total, 324.000.

Quirós resaltó como hito que Caja Rural de Asturias se ha adherido al llamado mecanismo Institucional de Protección (MIP), del que también forman parte otras 29 cajas rurales. "Mediante este sistema nos comprometemos a mantener unos determinados índices de solvencia, liquidez, eficiencia y una política de crédito adecuada a los tiempos que marque el mundo", aseguró. Este sistema servirá para "protegernos los unos a los otros", señaló. Entre todas las entidades se creará un fondo de unos 300 millones para tratar de protegerse ante cualquier contingencia que pueda surgir. No quieren que la crisis les vuelva a dejar a la intemperie.

El crecimiento de la inversión crediticia de Caja Rural, apuntó Fernando Martínez, está siendo favorable. La concesión de créditos por parte de la entidad subió un 7% durante el año pasado.

No obstante, aún no corren buenos tiempos para el negocio bancario, sostuvieron los rectores de Caja Rural de Asturias, en un entorno de tipos de interés ultrabajos, muy exigente para el sector. Sobre la situación regional, Quirós señaló que la "cosa aún no está muy boyante, pero hay mimbres para mejorar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine