12 de julio de 2018
12.07.2018

"El diésel tiene sus días contados"

La Ministra dice que el gasóleo, que supone el 61% del parque automovilístico asturiano, "puede durar más o menos", pero que hay que pensar ya en su fin

12.07.2018 | 01:55

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dio ayer por hecho que "el diésel tiene los días contados" porque su "impacto" ambiental es "lo suficientemente grave como para ir pensando en un proceso de salida" que permita el abandono de este carburante de automoción muy contaminante. Ribera defendió la "movilidad sostenible" y abogó por las "opciones eléctricas frente a las opciones fósiles".

Su pronunciamiento no supone que se vaya a prohibir la circulación de vehículos con motorización diésel sino que su tendencia será a desaparecer. "Puede durar más o menos", dijo, "pero hay que ir pensando" en su sustitución.

Esta transición no podría ser inmediata. Con datos de la Dirección General de Tráfico actualizados hasta 2016, en España existen algo más de 13,64 millones de vehículos (incluidas motocicletas) que consumen gasolina y 17,96 millones que se mueven con gasóleo, de manera que este carburante representa el 56,7% del parque automovilístico nacional. En el caso de Asturias, la superioridad del diésel aún es mayor: hay 257.252 vehículos que usan gasolina y 402.457 que utilizan diesel. Este combustible representa el 60,9% de los vehículos que circulan por la comunidad aunque este año las ventas de coches gasolina han empezado a superar por vez primera en años a los diésel en la comunidad (el 58,1% de los 7.620 turismos nuevos vendidos entre enero y mayo de este año tienen motores de gasolina)

El gasóleo, que fue visto como una solución más limpia porque emite menos dióxido de carbono que la gasolina, ha pasado a convertirse en el combustible más perseguido por su mayor emanación de monóxido y dióxido de nitrógeno, así como de partículas. El Gobierno está considerando, entre otras medidas, equiparar el impuesto que grava el gasóleo con el de la gasolina. Que ahora el gravamen sea menor explica que diésel sea más barato, lo que se interpreta como una subvención de facto al combustible más contaminante. Esta discriminación favorable se ha justificado como mecanismo para no dañar al sector del transporte, que utiliza motorizaciones diésel, salvo excepciones.

Ribera no confirmó que se vaya a equiparar la fiscalidad de gasóleos y gasolinas (aunque sugirió que es favorable) y se remitió a lo que haga la ministra de Hacienda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35