Duro Felguera comunicará en las próximas horas cómo queda su accionariado tras la ampliación de capital que por valor de 125,7 millones de euros la multinacional asturiana consiguió cubrir el pasado lunes. El éxito de la operación, favorecido por el apoyo de varios fondos de inversión españoles, era vital para evitar el concurso de acreedores y despejar el riesgo de liquidación del más que centenario grupo de ingeniería y servicios. Ha sido un "paso vital, importantísimo" para el futuro de Duro, subrayó ayer el consejero de Industria del Principado, Isaac Pola, al expresar la opinión del Gobierno asturiano.

Duro Felguera obtuvo en la tercera vuelta de la ampliación de capital (destinada a inversores institucionales que no previamente no eran accionistas) una sobredemanda de títulos que asegura la captación de los 125,7 millones de capital que la dirección presidida por Acacio Rodríguez aspiraba a obtener en el mercado. Se confirmará cuando, mañana, 26 de julio, venza el plazo para que los inversores adjudicatarios desembolsen el importe de sus suscripciones. Entre ellos estarán la ingeniería asturiana TSK, la qatarí Acec y la estadounidense Metoc. También, fondos de inversión nacionales e internacionales. El apoyo de varios de los primeros fue singularmente importante para que Duro completara el objetivo de la ampliación, según fuentes del mercado. En las semanas previas, la ingeniería asturiana, asesorada por la firma Fidentiis, había mantenido conversaciones con numerosas gestoras españolas de fondos y realizado también presentaciones ante inversores en Londres.

Sabino García Vallina, presidente de TSK, uno de los grupos que ha participado en la ampliación de capital, señaló ayer que el proceso "mejor no ha podido salir" y subrayó que los objetivos se han cumplido "de sobra". García Vallina eludió detallar en qué porcentaje ha participado TSK, que recientemente también firmó un acuerdo de colaboración con Duro para compartir proyectos. TSK tenía una posición del 2,5% en el accionariado que presumiblemente habrá consolidado al acudir a la ampliación, aunque no está descartado que haya realizado una apuesta mayor.

Tras la ampliación de capital, indispensable para llevar a cabo el acuerdo con la banca de reestructuración de la deuda, el peso de las acciones previas de Duro Felguera han quedado reducido al 3%, incluidas las de los anteriores accionistas de control (Arrojo y Arias), que no acudieron a la ampliación, como exigían los bancos acreedores.