08 de septiembre de 2018
08.09.2018

Cuando la ITV te avería el coche

Una usuaria denuncia que lleva tres semanas esperando su vehículo después de que lo rompieran durante la inspección

08.09.2018 | 16:07

Depender del transporte público en Ibiza puede resultar una gran complicación para una persona que debe desplazarse desde la urbanización Siesta hasta Sant Jordi para llegar cada día al trabajo. Es el caso que ahora sufre P. A. después de que hace tres semanas, cuando pasaba la inspección técnica, el cárter de su coche se rompiera por una plancha del frenómetro y no haya sido reparado en todo este tiempo.

P. A. no pudo seguir utilizando su vehículo tras acudir al servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) el pasado 16 de agosto. Ahora se ve obligada a ir y volver a su trabajo con autobús, invirtiendo más de tres horas al día, además de no contar con un medio de transporte para su disfrute en sus ratos libres.

Este drástico cambio en su vida no se debe a que su Volkswagen Golf no superara la inspección en las instalaciones del Consell en Santa Gertrudis, ya que ni tan sólo pudo pasar del frenómetro. Allí, tras probar el sistema de frenado de su coche, una plancha de protección de la inspección que sobresalía le rompió todos los bajos del cárter, según consta en el informe elaborado por el jefe de sección de la ITV. «De repente oí 'para, apaga el motor'», recuerda esta joven. «Miré para atrás y estaba todo lleno de aceite».

Póliza

Tras el accidente, en la ITV le pasaron el informe con los datos de la póliza del Consell y fotografías de los desperfectos que causaron en el cárter, además de que la afectada presentó una hoja de reclamaciones. «Allí me dijeron que ellos mismos lo pasarían al seguro, pero ya hace más de tres semanas y en mi compañía todavía no han recibido ninguna comunicación y a mí me han dejado sin coche y sin ninguna solución», se queja.

A partir de esa mañana del 16 de agosto, su vida se ha complicado sobremanera y ha pasado a depender por completo del transporte público. Sólo para ir al trabajo, debe invertir más de una hora media en conexiones de autobús para ir desde la urbanización Siesta, su lugar de residencia, hasta Sant Jordi. «Me estoy volviendo loca y me afecta mucho en el trabajo, porque me han tenido que cambiar turnos los días en que no llegaba y alquilar un coche en verano es demasiado dinero», lamenta la afectada.

Tampoco sabe cuánto tiempo deberá esperar hasta que le devuelvan el coche arreglado, ya que aguarda respuesta a la última reclamación que envió. «El lunes puse una reclamación en el Consell y todavía sigo esperando. En plena temporada me dejan sin coche y sin opciones y no tengo ni idea de cuánto tiempo voy a tener que esperar hasta que se solucione», se resigna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35