14 de septiembre de 2018
14.09.2018

Javier Fernández avisa al PSOE del coste electoral por el cierre precipitado de térmicas

Sindicatos e IU reclaman al Presidente que lidere un frente asturiano contra la "descarbonización exprés" y que busque alianzas en España y UE

14.09.2018 | 02:12
Javier F. Lanero, a la izquierda, saluda a Javier Fernández, en presencia de José Manuel Zapico, ayer, en la sede de la Presidencia del Principado.

"Una decidida apuesta por el recorte de emisiones cosechará el aplauso ecologista, pero puede suponer deslocalizaciones empresariales, pérdida de empleo, crispación social y castigo electoral", afirmó ayer el presidente asturiano, Javier Fernández, en una intervención en la Universidad de Oviedo durante el acto académico de apertura de curso.

El presidente socialista alertó así a sus correligionarios del Gobierno central y del grupo parlamentario del PSOE en el Congreso sobre los riesgos económicos, sociales y también políticos en caso de acelerar el proceso de descarbonización de la economía mediante el cierre precipitado de centrales térmicas y el abandono apresurado de las fuentes de energía fósiles.

Fernández mantiene una posición divergente con la del Gobierno que preside Pedro Sánchez y con los postulados de la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, quienes abanderan los postulados de la UE para frenar el cambio climático, aunque ambos sostienen que se hará una "transición energética justa" y con apoyo a los territorios y los colectivos afectados por el abandono de actividades generadoras de gases de efecto invernadero.

Dos días después de la votación en el Congreso de los Diputados en la que el PSOE, Ciudadanos, Unidos Podemos y PNV rechazaron una proposición no de ley del PP que propugnaba un refuerzo de la capacidad legal del Gobierno para vetar el cierre de centrales termoeléctricas, Javier Fernández -que había pedido el apoyo de todos los partidos a la iniciativa de los populares- reiteró ayer que "formular una respuesta al calentamiento global exige conciliar intereses y puntos de vista difícilmente conciliables" y argumentó que "Asturias es una comunidad que puede resultar especialmente dañada si la necesaria transición energética no se aborda convenientemente secuenciada en el medio y largo plazo". "No abordemos el problema como si se tratara de un asunto ubicado al margen del contexto económico y social", expresó Fernández.

Los dirigentes regionales de los sindicatos UGT, Javier Fernández Lanero, y de CC OO, José Manuel Zapico, expresaron su escepticismo sobre los planes ministeriales para acometer compensaciones sociales y planes de reactivación económica en los territorios dañados por cierres de plantas contaminantes. Tras reunirse con el presidente asturiano, rechazaron la "transición energética exprés" y cuantificaron en 60.000 -en palabras de Zapico- los empleos en riesgo en Asturias si la transición se acomete de forma rauda, lo que perjudicaría a la minería hullera, las térmicas, la industria regional muy intensiva en consumo energético y el transporte de mineral importado desde los puertos de mar a las plantas termoeléctricas. Los sindicatos pidieron a Fernández que lidere un frente político en demanda de una transición energética justa.

El diputado autonómico de IU Ovidio Zapico formuló ayer una petición análoga en la cámara regional al Gobierno asturiano para que promueva un gran pacto regional y busque alianzas en España y en Europa. El consejero de Empleo e Industria, Isaac Pola, argumentó que ya se está haciendo con los agentes sociales asturianos, mediante la alianza con Aragón y Castilla y León, participando en los foros con otras regiones carboneras europeas y en virtud de los contactos que se mantienen con el Gobierno español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35