02 de octubre de 2018
02.10.2018

Las empresas defienden el mestizaje de plantillas: combinar a veteranos con "millennials"

"Las organizaciones inteligentes encuentran ese equilibrio", subrayan los directivos de recursos humanos de grandes compañías en Asturias

02.10.2018 | 00:49
Por la izquierda, Elena Suárez Villar, Javier Hurlé Mosqueira, Juan Nava Arboleya y Luis Manuel Fernández de Sá, ayer, durante el debate.

La receta de las grandes empresas para tener una plantilla bien compensada y que saque el trabajo adelante de forma solvente está en el mestizaje. Y la mezcla perfecta tiene dos ingredientes: los "millennials" y los veteranos. A los primeros, Luis Manuel Fernández de Sá, coordinador del departamento de recursos humanos de la multinacional Saint-Gobain en Avilés, los definió como "nómadas del conocimiento". Son especialistas en varios campos y tienen muy explorado lo que en la psicología moderna se conoce como inteligencias múltiples. Los segundos son, según Elena Suárez Villar, responsable de los recursos humanos de la factoría de Danone de Salas, "el núcleo duro" de las empresas, al que "hay que buscar la manera de recompensarles y no dejarles de lado". Lo expusieron ayer los directivos durante un debate en Oviedo con motivo de la escuela de verano "José Luis García Bigoles", que organiza el Colegio Oficial de Graduados Sociales de Asturias.

Aunque parezca estar de moda, Fernández de Sá defendió que la "brecha generacional ha existido siempre". Y agregó: "Las organizaciones inteligentes son aquéllas que saben encontrar el equilibrio entre veteranos y jóvenes. Porque nosotros tenemos gente de 60 años que maneja las redes sociales mejor que los jóvenes". Precisamente, sobre las redes sociales, Suárez Villar añadió que "son importantes para crear una marca personal, es nuestro escaparate y a veces pueden jugar en nuestra contra".

"¿Cómo retener el talento?", la pregunta lanzada por el moderador del debate, el graduado social Javier Hurlé Mosqueira, dio para un importante intercambio de ideas. El más disruptivo fue Juan Nava Arboleya, también graduado social, que aseguró que "quizá no sea necesario retenerlo porque es algo efímero, igual dentro de cuatro años no es necesario para la empresa". El mundo cambia rápido.

Fernández de Sá también explicó que Saint-Gobain pone a quienes son candidatos a trabajar en la multinacional a jugar a un videojuego mediante el que consigue chequear si el futuro asalariado tiene las competencias necesarias para el puesto y si está alineado con los valores que defiende la empresa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35