09 de enero de 2019
09.01.2019

La luz subirá de nuevo este año

Los mercados de futuros anticipan que la energía encarecerá la factura de los hogares cerca del 4%, sobre todo por el coste de emitir CO2

09.01.2019 | 01:22

El precio de la electricidad encadenará otro año de subidas, según anticipan las cotizaciones de los mercados de futuros, donde se negocia con contratos de suministro a plazo y coberturas financieras para los grandes consumidores. La información que manejan los analistas especializados en el sector apuntan a un encarecimiento del 8% en el coste de la energía consumida, aumento que para un usuario doméstico tendría un impacto cercano al 4% en el recibo, impuestos incluidos.

Un reciente informe del Grupo ASE subraya cómo el precio de los bonos para emitir dióxido de carbono (CO2) se ha convertido en "referencia principal" de los mercados eléctricos, encareciendo para el consumidor (familias y empresas) los kilovatios producidos por todas las tecnologías. La cotización de los derechos de emisión se disparó el 200% en 2018, hasta cerrar el año en 23,93 euros por tonelada. Aunque únicamente las centrales que usan combustibles fósiles (térmicas de carbón y ciclos combinados de gas) están penalizadas por el sobrecoste que suponen las emisiones, el funcionamiento del mercado eléctrico diario (de tipo marginalista) hace que la cotización del CO2 se traslade a la retribución que obtienen todas las tecnologías.

El precio de la electricidad en el mercado español acabó el año en una media de 57,29 euros por megavatio/hora, un 11,1% más caro que en diciembre de 2017 y un 26,5% por encima de la media de los últimos cinco años, subraya el análisis de ASE. Las ofertas de casación de las centrales de carbón y de gas -ofertas que cubren la última energía necesaria para atender la demanda de cada hora y que determinan el precio- fueron de media casi un 20% más altas que las registradas en 2017. Las ofertas de otras tecnologías, como la hidráulica y la eólica, registraron encarecimientos análogos. Según reflejan los expertos, las empresas con plantas hidráulicas y molinos de viento se aprovechan del funcionamiento marginalista del mercado y repercuten los denominados costes de oportunidad para mercar sus producciones con precios análogos a los que tienen las térmicas, cuyos gastos son muy superiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35