Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un resquicio legal da a las empresas de VTC casi cien licencias de más en Asturias

El Principado se aleja de la ratio fijada de taxis y coches con conductor tras varios fallos del Supremo que benefician a compañías como Alsa

José Luis Fernández, taxista con licencia VTC.

José Luis Fernández, taxista con licencia VTC.

Taxis y vehículos de alquiler con conductor (VTC) comparten las carreteras de Asturias sin choques pese a que no se cumplen los ratios legales de una licencia de VTC por cada 30 de taxi. Los conflictos que han estallado en grandes ciudades como Madrid y Barcelona no han llegado al Principado porque las grandes plataformas tecnológicas como Uber y Cabify, que unen a empresas y clientes, aún no han extendido sus tentáculos en la región. Sin embargo, taxistas asturianos han participado en las movilizaciones de Madrid porque aseguran que, tarde o temprano, Uber y Cabify también llegarán a Asturias. Para su expansión esas plataformas necesitarán que haya licencias de VTC y varias empresas han conseguido en los últimos meses cerca de un centenar aprovechando un resquicio legal.

Según datos del Ministerio de Fomento, en Asturias hay 1.404 autorizaciones de taxi y 118 de VTC. La relación es de una licencia de VTC por cada 12 de taxi, por lo que se supera con creces la ratio de 1/30 que establece la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. En esa situación, la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado -competente en la tramitación de licencias de VTC en Asturias- no puede conceder nuevas licencias de coche con conductor. La vía administrativa está cerrada, pero no así la judicial.

Varias empresas han obtenido en los últimos meses casi un centenar de licencias de VTC (cifra que podría ir en aumento) gracias a un vacío legal que se produjo entre 2009 y 2013 a causa de la Ley Ómnibus de liberalización de la economía aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que entre sus efectos tuvo la eliminación de los límites a las licencias VTC. El Gobierno de Mariano Rajoy decidió en 2013 volver a fijar límites y en 2015 recuperó la ratio 1/30, pero sin carácter retroactivo. Entre 2009 y 2015 -periodo en el que se crea en España Cabify y desembarca Uber- muchas empresas solicitaron licencias de VTC. Algunas comunidades las autorizaron (y de ahí muchos de los problemas que ahora han estallado por la competencia al taxi) y otras no al considerar que se produciría un desequilibrio. Entre las segundas se encontraba el Principado. La Agencia Asturiana de Transportes y Movilidad rechazó numerosas solicitudes de licencia y muchas empresas acudieron a la vía judicial. Presentaron recursos ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), que los desestimó. Sin embargo, parte de esas empresas presentaron recurso de casación ante el Tribunal Supremo que les esta dando la razón al considerar que la Ley Ómnibus de liberalización de la economía aprobada por Zapatero eliminaba los límites a la solicitud de licencias de VTC.

En los últimos meses al menos siete sentencias del Supremo han dado la razón a empresas en su petición de casi un centenar de nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor, lo que casi supone duplicar las 118 licencias de VTC actuales y empeorar la ratio entre coches con conductor y taxis.

La mitad de esas nuevas licencias de VTC son para el grupo asturiano Alsa, que consiguió en los juzgados 40 autorizaciones a través de su filial Berlinas de Asturias S. L. y otras 10 a través de Asturies Berlinas de Luxu S. L. Otras empresas de servicios de transportes de viajeros por carretera, como la catalana Bonotaxi, también obtuvieron 10 licencias de VTC para Asturias.

Compartir el artículo

stats