Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Llega el autoconsumo compartido de luz a las comunidades de vecinos

El reglamento permitirá ahorrar en la factura gracias a los paneles fotovoltaicos, aunque faltan por resolverse ciertos aspectos

La supresión del 'impuesto al sol' incrementará el autoconsumo.

La supresión del 'impuesto al sol' incrementará el autoconsumo. Shutterstock

El autoconsumo eléctrico crece en España a un ritmo considerable. Y promete hacerlo aún más desde este año tras la aprobación, el pasado mes de octubre, del Real Decreto para la transición energética y la protección de los consumidores. La norma, que podría entrar en vigor a partir del mes de mayo, reconoce la figura del autoconsumo compartido, a la que podrían acogerse gran parte de los edificios de viviendas de España, si bien el decreto está recogiendo ahora aportaciones de distintos agentes implicados y su funcionamiento final todavía está en discusión.

Las instalaciones de autoconsumo ya suponen el 90% de la energía fotovoltaica, según la UNEF. La eliminación del 'impuesto al sol' promete estimular su desarrollo

No obstante, el interés por el autoconsumo hace que esta sea una realidad que indudablemente continuará progresando, según constatan diversas fuentes. Lo hace gracias a la proliferación de los paneles fotovoltaicos, empleados hasta ahora sobre todo en viviendas unifamiliares y en instalaciones agrícolas. Si prospera con éxito toda la tramitación prevista, estas placas podrían ser colocadas en edificios residenciales previo acuerdo de las comunidades de vecinos y del cumplimiento de determinadas condiciones técnicas.

El año pasado, se instalaron 261,7MW de energía fotovoltaica "debido mayoritariamente al incremento de las instalaciones de autoconsumo, que suponen un 90% del total", según un reciente informe de la UNEF (Unión Española Fotovoltaica). Sin duda, la eliminación del denominado 'impuesto al sol', derogado también en octubre por el Gobierno socialista tras años de controversia y que desincentivaba el autoconsumo eléctrico, ejercerá también de acicate para el desarrollo de estas instalaciones.

El autoconsumo compartido constaría de paneles y red compartida al sistema de baja tensión del edificio residencial y transmitiría energía a cada hogar. Gráfico: Izaskun Garaizabal

"La energía autoconsumida de origen renovable, cogeneración o residuos estará exenta de todo tipo de cargos y peajes". Es la frase clave del Real Decreto que está detrás del crecimiento de la energía fotovoltaica. Y es que esos cargos y peajes, en la parte variable del recibo de la luz, son los que se consideran responsables del progresivo encarecimiento de la factura mensual. "En términos de coste de producción el autoconsumo es más caro para el consumidor, pero te ahorras los costes asociados de la parte variable", dice Pedro Linares, secretario de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de Comillas ICAI e investigador del Instituto de Investigación Tecnológica. Esos costes asociados, que suponen más de la factura final, se atribuyen sobre todo a los impuestos -energías renovables, déficit de tarifa y moratoria nuclear, entre otros-.

"La rentabilidad del autoconsumo tiene un efecto claro en la factura, sale a cuenta y es rentable cada vez más en determinadas instalaciones", dice Enrique García López, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que cifra en alrededor de un 20% el ahorro anual gracias a la instalación de un panel fotovoltaico. Numerosas empresas del sector acumulan pedidos para colocar estos paneles en casas y chalés, y se preparan para hacerlo en las azoteas de los edificios residenciales si todo sale adelante como está previsto.

La asturiana SotySolar es una de ellas. Daniel Fernández, su cofundador, estima que, para una vivienda unifamiliar, el coste medio de instalación de paneles de 3 kw/h - los más comunes - oscila entre los 5.000 y 6.000 euros, con un ahorro estimado de "entre el 30% y el 50%" en la factura anual en el recibo de la electricidad. "En unos seis o siete años la instalación ya está amortizada y, además, hay que tener en cuenta que la vida útil de los dispositivos es de 30 años. Con facturas mensuales de más de 50 euros es rentable desde el primer día", subraya.

Hasta el momento, los paneles se instalan en casas unifamiliares, pero la supresión del 'impuesto al sol' transformará todo este sector. Shutterstock

La reducción de costes de producción -de un 80% en la última década, según la UNEF-, el impulso de las instituciones europeas y el apoyo de las comunidades autónomas al autoconsumo, tanto de uso residencial como industrial, mediante ayudas a su fomento han permitido el crecimiento sostenido de la energía fotovoltaica, pero aún permanecen incógnitas que deberán despejarse en la tramitación definitiva del Real Decreto. Por ejemplo, está por definir de manera concreta el mecanismo de reparto de la energía generada entre los copropietarios de la instalación que se coloque en la azotea de un edificio. Lo que sí establece el texto son las características básicas de estos sistemas: la energía solar que reciban y procesen los paneles se transformará en energía para los hogares "a través de la red interior de los consumidores asociados, estén unidas a estos a través de líneas directas o estén conectadas a la red de baja tensión derivada del mismo centro de transformación". El funcionamiento será "similar al de una caldera comunitaria", puntualiza Daniel Fernández.

Los expertos recomiendan conocer a fondo el consumo personal para saber si es bueno acogerse a esta práctica. Está por definir el método de reparto de la energía entre los copropietarios

No obstante, los expertos recomiendan hacer un estudio de cada situación. "Cuando un consumidor se plantea este tema, es importante saber cuales son sus hábitos: si gasta más energía por la noche o por el día, si es una familia con muchos miembros...", explica el portavoz de la OCU. "Si consumes mucho en hora punta, y eres capaz de generar energía, vas a a ahorrar", dice el experto de Comillas ICAI, Pedro Linares. En este sentido, Linares hace una advertencia a tener en cuenta. Si se acomete la reforma de la parte variable de la factura eléctrica tradicional, y eso repercute en el descenso de costes y la bajada del importe a pagar, puede convertir al autoconsumo en una alternativa que ya no sea rentable. Desde la OCU no ven probable esta hipótesis. "Si ves como ha subido el precio de la luz en la última década, la dirección es la contraria", señala Enrique García López.

Compartir el artículo

stats