08 de marzo de 2019
08.03.2019

Liberty competirá con el acero asturiano desde la planta italiana de Piombino

El grupo británico, que ha adquirido cuatro factorías de Arcelor, quiere llegar al mercado español Torne, nuevo director de largos en Asturias

08.03.2019 | 01:20

La industria siderúrgica europea sumará un nuevo jugador al ya atestado tablero de juego: Liberty House Group, que tiene entre sus planes entrar en el mercado español y, por lo tanto, competir con las fabricaciones que se hacen en Asturias. El grupo británico pactó hace meses con Arcelor-Mittal la compra de las plantas de Ostrava (República Checa), Galati (Rumanía), la de Skopje (Macedonia) y la de Piombino (Italia). Ese fue el peaje que le impuso la Comisión Europea a la familia Mittal para poder hacerse con el control del mayor complejo industrial de Europa, la planta italiana de Ilva, ubicada en Tarento, y que ya está bajo mando de Arcelor. El traspaso final a Liberty está pendiente de algunos trámites. Falta también un pronunciamiento definitivo de la UE.

Según subrayaron fuentes sindicales, el grupo británico quiere aprovechar la planta de Piombino, ubicada en la costa, para entrar desde allí al mercado español. Incluso acaba de nombrar a un nuevo directivo para pilotar su expansión, Jon Ferriman, con una amplia experiencia en el mercado acerero. La factoría italiana es capaz de fabricar acero galvanizado, un producto que va al alza.

El acuerdo entre Liberty y Arcelor ha levantado dudas entre los trabajadores de la multinacional. Primero, porque las plantas de las que se van a desprender los Mittal tienen gran dependencia de otras del grupo en Europa. Por ejemplo, la de Piombino recibe buena parte de su material desde la francesa de Fos. Los sindicatos han exigido a la multinacional que aclare cómo van a ser las relaciones comerciales a partir de ahora. Por otra parte, los trabajadores que cambian de empresa no las tienen todas consigo sobre la solvencia de Liberty House. Este grupo ha realizado varias adquisiciones empresariales durante los últimos meses, lo que ha provocado que su endeudamiento haya crecido, por lo que las plantillas temen que las plantas puedan llegar a pasar por dificultades.

Por otro lado, Arcelor presentó ayer a los sindicatos al nuevo jefe de productor largos en Asturias, Jordi Torne, que ya había estado vinculado a la multinacional. Hasta octubre de 2016, Torne fue director gerente de las plantas que la multinacional tenía en Zaragoza y Zumárraga. La primera fue vendida a Megasa y la segunda fue cerrada. Torne había continuado siendo, hasta el pasado enero, el director de la factoría aragonesa, pero ahora Arcelor ha decidido repescarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35