14 de marzo de 2019
14.03.2019

Arcelor alega la alta factura eléctrica para negar la subida salarial que pide la plantilla

La multinacional rechaza las propuestas de los sindicatos invocando también la ralentización económica Convocados paros en las auxiliares

14.03.2019 | 01:04
Baterías de Coque de Avilés.

Arcelor-Mittal rechazó ayer de forma categórica todas y cada una de las propuestas que los sindicatos habían realizado en la mesa de negociación del nuevo acuerdo marco, que regulará las relaciones laborales de la multinacional en España. En especial, el "no" fue contundente cuando los representantes de las centrales reclamaron un incremento salarial del 4% anual para los próximos tres ejercicios. La multinacional justificó su rotundo rechazo alegando que era inasumible incrementar la masa salarial debido a la presión del precio de la factura eléctrica, a las exigencias medioambientales y sobrecostes por las emisiones de CO2 y a esa nueva desaceleración de la economía que, avisa, ya se percibe por el horizonte.

Los sindicatos, visiblemente cabreados, aseguraron haber puesto sobre la mesa varios argumentos que desmontan a los de la empresa. Por ejemplo, esgrimieron que el año pasado el llamado "clúster Asturias" (en el que están incluidas las plantas de Arcelor en Asturias, la de Etxebarri, la de Lasaka y la de Sagunto) batió su récord de resultados. También arguyeron que el sueldo del máximo mandatario de la siderúrgica, Lakshmi Mittal, había subido el año pasado un 11%, hasta los 3,8 millones de euros, y que el del comité de dirección lo había hecho en torno al 20%. Los ánimos estaban bastante calientes. "Ahora estamos más cerca de un conflicto serio que de cualquier tipo de acuerdo", señalaba un sindicalista a la salida de la reunión con la compañía en Madrid. "Estamos bastante enfadados", decía otro. Echan en cara a Arcelor que está poniendo muy poco de su parte en la negociación y que solo están rechazando sus propuestas sin proponer nada a cambio.

Las centrales tampoco consiguieron una solución sobre la organización de las vacaciones en las plantas asturianas, un conflicto latente y que amenaza con estallar en forma de protestas y movilizaciones. Arcelor argumenta que ya es demasiado tarde para deshacer el calendario y que para rehacerlo necesitaría contratar un nuevo contingente de eventuales, algo que no está dispuesta a hacer. De hecho, las primeras tandas de días libres para los empleados asturianos comenzarán la semana que viene (el miércoles 20), pese al rechazo de la plantilla, que prefiere concentrar los días de asueto en el verano. Los sindicatos tienen previsto realizar asambleas de trabajadores para comprobar cómo ha sentado este rechazo y plantear posibles movilizaciones. Lo que sí aceptó la empresa fue estudiar la situación de cara al futuro.

Por otra parte, los sindicatos CC OO y USO han convocado dos jornadas de huelga entre los trabajadores de las empresas auxiliares de Arcelor en protesta contra el uso abusivo que, a su entender, está haciendo la multinacional siderúrgica del expediente de regulación de empleo (ERE). Los paros, de cuatro horas antes de cada turno, tendrán lugar el próximo día 20 y el 3 de abril.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35