Deutsche Bank y Commerzbank, los dos mayores bancos privados de Alemania, han iniciado conversaciones para una posible fusión. Así lo confirmaron fuentes del consejo de administración del primero que aseguraron que están "revisando opciones estratégicas" de consolidación en el sector bancario alemán y europeo, para la cual se centrará en mejorar su "perfil de crecimiento" y en la "rentabilidad".

Deutsche Bank alertó que solo se han iniciado las primeras aproximaciones, por lo que "no existe la certeza de que vaya a ocurrir transacción alguna". El consejero delegado de esta entidad, Christian Sewing, a través de una carta a sus empleados señaló que "tenemos que valorar las oportunidades a medida que emergen".

La posible fusión lleva meses rondando en los medios de comunicación germanos, aunque ambas entidades habían negado cualquier acercamiento.

El pasado mes de febrero, el fondo Cerberus, propietario de un 3% de Deutsche Bank y de un 5% de Commerzbank, respaldó la fusión entre ambas entidades, pese a que hace unos meses se oponía a ella.

Entre las razones que respaldaron este cambio de opinión de Cerberus estaban la evolución de la cotización de las acciones de ambos bancos, así como la perspectiva de que la fusión permitiría abordar en mejores condiciones los rápidos cambios tecnológicos en el sector bancario, según declaró la entidad.