Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de personal lastra al sector TIC, que busca despertar las vocaciones femeninas

Las tecnológicas, volcadas en ayudar a la industria en el camino de la digitalización, aportan ya el 2% del PIB y ocupan a tantos trabajadores como Arcelor

La falta de personal lastra al sector TIC, que busca despertar las vocaciones femeninas

La falta de personal lastra al sector TIC, que busca despertar las vocaciones femeninas

Al sector tecnológico asturiano no le salen las cuentas. Crece a buen ritmo año a año y está estirando su negocio en el exterior, especialmente en América Latina, pero no encuentra suficientes trabajadores para alimentar las necesidades de las compañías para prolongar esa progresión. Tal sequía laboral se produce, además, en un contexto en el que estas empresas están centradas en servir de apoyo en el camino de las principales compañías de la región hacia su digitalización. Es un momento clave, y la situación ha encendido las alarmas en el Clúster TIC (agrupación de las compañías tecnológicas asturianas), que trata de abordar el problema desde la base, intentando despertar las vocaciones profesionales desde edades tempranas. "El paro en el sector es cero", apunta el director general del clúster, Enrique Jaímez.

Un problema que preocupa sobremanera es la falta de mujeres en el sector. De hecho, su presencia ha menguado durante los últimos años. No hace mucho, ellas eran el 17% de las plantillas, ahora representan el 13%, "y bajando", señala Jaímez. ¿Por qué? El directivo no encuentra una explicación única, aunque conjetura que, con frecuencia, las jóvenes que son buenas en ciencias suelen apostar por estudios sanitarios, especialmente por Medicina, antes de optar por carreras como la Informática. Otro factor que puede influir es que las mujeres carecen de referentes en el sector. "No hay un Sheldon Cooper (el popular protagonista de la serie americana 'Big Bang Theory') en el que puedan verse reflejadas", comenta.

En términos generales, tal es la carencia que ahora son los "trabajadores los que eligen a la empresa y no al revés". Jaímez apunta varias razones que explican la falta de personal. "Tenemos un invierno demográfico que en nuestro caso es muy importante", resalta. Ocurre que una parte importante de los profesionales que salen de la Universidad se van generalmente a estudiar másteres fuera de España y muchos de ellos no vuelven.

El relato de los empresarios tecnológicos coincide con los números de algunos estudios. La agencia de colocación Infojobs y la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE) divulgaron ayer un informe en el que aseguran que el de la informática y las telecomunicaciones es el segundo sector en Asturias en el que más vacantes de empleo se ofertan cada año. Fueron 4.626 los puestos que se publicitaron, número sólo inferior al que corresponde a las profesiones comerciales o especializadas en ventas, con 13.648 vacantes.

Según las cuentas de los empresarios, el sector tecnológico asturiano tiene en plantilla a entre 5.500 y 7.000 trabajadores. Es un rango amplio porque, asegura Jaímez, el número exacto es difícil de precisar. En todo caso, el conjunto de las empresas ya suma al menos tantos trabajadores como los que forman la plantilla de Arcelor, que está en el entorno de los 5.500. La actividad de estas compañías tiene un peso ligeramente superior al 2% del producto interior bruto (PIB) de Asturias. Y, según el director general del Clúster TIC, en algunas zonas como la comarca del Nalón "probablemente ya seamos el sector con mayor número de trabajadores".

Las TIC regionales, además, están volcadas en ayudar a otras compañías a dar el salto a la industria 4.0. La agrupación empresarial está liderando un proyecto, cofinanciado por el Ministerio de Industria y el Idepa, para dotar a los vehículos industriales de sensores que les ayuden en su trabajo diario y que, por ejemplo, eviten accidentes dentro de las fábricas. El proyecto lo están desarrollando de la mano de la Universidad de Oviedo y en él están participando diez de las empresas industriales más importantes de la región.

Un buen puñado de compañías tecnológicas están también volcadas en el proyecto Smart City de Gijón, para mejorar y hacer más eficiente el transporte urbano, favorecer la comunicación con los turistas y la eficiencia energética de los edificios de la ciudad.

Compartir el artículo

stats