Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macrooferta ante el 28-A: 33.793 plazas públicas, el 22% de policías y militares

El Gobierno justifica la aprobación de los nuevos puestos para "dar certidumbre" a los opositores y niega que haya exceso de funcionarios en España

Macrooferta ante el 28-A: 33.793 plazas públicas, el 22% de policías y militares

Macrooferta ante el 28-A: 33.793 plazas públicas, el 22% de policías y militares

El Consejo de Ministros aprobó ayer, por decreto y a un mes de las elecciones generales del 28 de abril (28-A), la mayor oferta pública de empleo desde 2008: 33.793 plazas, la mayoría de turno libre y para cubrir vacantes o estabilizar puestos ocupados de manera interina en la Administración General del Estado y en un 22% destinadas a reforzar el personal de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y el Ejército. Frente a las críticas de electoralismo formuladas desde la oposición, el Gobierno defendió la aprobación de la macrooferta para "dar certidumbre" a los opositores y rejuvenecer plantillas. Enfatizó también que, según sus datos, el nivel de empleo público es inferior en España a la media de la UE.

La nómina de la Administración estatal (incluidas fuerzas del orden y militares, así como el personal de agencias, empresas y otros entes públicos) está formada ahora por algo más de medio millón de personas (cerca de 9.000 en Asturias), unas 80.000 menos que en 2010, cuando, a las puertas de la crisis del euro y de las políticas de austeridad que la siguieron, el empleo público alcanzó su techo en España. La caída de efectivos en ese nivel del Estado se perpetuó después de la crisis al ser mayor el número de jubilaciones que el de incorporaciones (mediante la limitación de las llamadas tasas de reposición). Esa tendencia, unida al creciente envejecimiento de las plantillas (la media de edad de los trabajadores de los Ministerios es de 52 años), justifica, según el criterio del Gobierno, que en este año electoral se haya exprimido la normativa que dejó aprobada el anterior ejecutivo para lanzar una oferta de un tamaño inédito desde 2008. Sus números se exponen a continuación.

Administración general. Se prevé la convocatoria de 20.781 plazas, el 58% de turno libre y el resto de promoción interna (sólo accesibles para quienes ya son empleados públicos). Según la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, la mayor parte de esas plazas reforzarán los servicios que los ministerios y otros organismos tienen en las distintas autonomías.

Fuerzas armadas y de seguridad. Uno de cada cinco puestos de la oferta está destinado a las fuerzas y cuerpos de seguridad (policías y guardias civiles, con 5.561 plazas) y a las fuerzas armadas (1.814). El Gobierno no concretó en este caso cuántas plazas son de acceso libre y cuántas de promoción interna.

Estabilización. La oferta incluye también 5.254 plazas ligadas a los compromisos de "estabilización del empleo". Se trata de la provisión de puestos que ahora están ocupados por personal interino. El acceso a estos empleos suele realizarse mediante la fórmula del concurso-oposición, de modo que se prima a quienes han trabajado sin plaza fija en la Administración.

La decisión del Gobierno de aprobar la oferta antes de las elecciones, enfatizó la ministra Batet, llega tras un acuerdo con los sindicatos y permite evitar el riesgo de que eventuales retrasos en la formación del próximo ejecutivo pudieran retrasar la incorporación de los nuevos empleados públicos. El Ejecutivo anunció que, tras este relativo al empleo público, no aprobará más decretos sociales antes de los comicios.

Compartir el artículo

stats