03 de mayo de 2019
03.05.2019

La nueva ayuda para la luz de la industria satisface al Gobierno regional

Martínez ve "relevante" que el Ejecutivo central eleve a 200 millones el dinero ligado al CO2

03.05.2019 | 01:02

El Gobierno asturiano considera que el aumento de las ayudas comprometido por el Gobierno ahora en funciones para la industria electrointensiva supondrá "un apoyo relevante" para abaratar la factura energética de compañías como Alcoa, Arcelor y Azsa. El Ministerio de Industria prometió elevar a 200 millones de euros las compensaciones por los costes indirectos del CO2 que repercuten a través del precio de la luz en sectores expuestos a riesgo de deslocalización, como el metalúrgico.

El portavoz del Gobierno regional, Guillermo Martínez, señaló ayer que este incremento en las subvenciones era una medida que el Ejecutivo autonómico venía reclamando desde hace tiempo. "Es una buena noticia para la industria; la decisión va influir en la mejora del precio final de la energía", destacó el también consejero de Presidencia y Participación Ciudadana.

Martínez dijo confiar también en que el llamado Estatuto del Consumidor Electrointensivo, ideado para abaratar la luz de la gran industria, incluya en su versión final un paquete de actuaciones que beneficie a las principales factorías asturianas. El Gobierno incumplió su compromiso de aprobar el citado estatuto en el Consejo de Ministros antes de las elecciones, tras un informe no vinculante de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que sugirió la elaboración de nuevos estudios.

Sin embargo, el secretario general de Industria, Raúl Blanco, anunció el pasado viernes que las ayudas compensatorias por costes de emisiones indirectas de CO2 se elevarán a 200 millones de euros y que se aprobarán por el Gobierno en funciones las próximas semanas. El anuncio se hizo en el contexto de la escalada de críticas, sobre todo de los trabajadores de Alcoa, que desencadenó el retraso en la aprobación del estatuto. La cantidad comprometida para compensar a la industria por los costes indirectos del CO2 supone un incremento de casi 110 millones de euros respecto a los que se habían previsto inicialmente y coincide con las cifras que había reclamado el Gobierno asturiano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35