24 de mayo de 2019
24.05.2019

Arcelor amplia dos días más las paradas en sus talleres de Avilés

El tren de bandas en caliente y el de cilindros estarán en el dique seco el próximo jueves y viernes

24.05.2019 | 11:55
La acería de Avilés.

Arcelor ampliará dos días más la parada del tren de bandas en caliente (TBC) de Avilés, una instalación clave en el entramado siderúrgico asturiano y que se suman a los siete ya anunciados para junio. Esta instalación, más el tren de cilindros, estarán en el dique seco el jueves y viernes de la próxima semana.

Ya estaba previsto que estas dos instalaciones dejaran de producir el 3,4,10,11,12 24 y 25 de junio. Estas paradas afectarán a unos 400 trabajadores de forma directa y otros cien de las compañías auxiliares que tendrán que ser regulados en el caso de que ya hayan gastado todos sus días de descanso o vacaciones.

El tren de bandas en caliente, que la multinacional tiene previsto parar en junio, es una de las instalaciones claves de la planta de Arcelor en Avilés. Este taller suministra directamente a algunas de las líneas acabadoras asturianas además de a otras plantas del grupo en España como la de Echévarri en Vizcaya o la de Sagunto en Valencia, con lo que aguas abajo, los sindicatos estiman que algunas de estas instalaciones pueden sufrir recortes en los próximos días. El caso es que el TBC fue una de las instalaciones de Arcelor que durante el año pasado batió su récord histórico de producción. Llegó a hacer 3,4 millones de toneladas.

Estas paradas son consecuencia directa del plan de la multinacional siderúrgica de recortar su producción en Asturias. La multinacional anunció el pasado 6 de mayo un recorte de producción de 700.000 toneladas anuales para las instalaciones siderúrgicas de Asturias, lo que supone un 16% de la producción de 2018. La medida se adoptó por el debilitamiento de la demanda en Europa, el encarecimiento de las materias primas, la presión de las importaciones procedentes de países extracomunitarios, el aumento del coste de las emisiones de CO2 y el "elevado" precio de la energía en España han llevado a Arcelor a echar el freno en Asturias, donde tiene más de 5.000 empleados.

Hasta el momento ese plan se ha traducido en un recorte de la producción del 16% en los hornos altos de Gijón y en las acerías. Precisamente, Arcelor-Mittal tiene previsto parar uno de sus dos hornos a finales de este año para reparar su sistema de refrigeración, unas obras que llevan tiempo previstas. Aunque, ahora, la compañía se plantea ampliar esa parada debido al debilitamiento de la demanda desde Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35