24 de mayo de 2019
24.05.2019
El futuro de las energías verdes

TSK desarrolla una tecnología para que las plantas solares operen las 24 horas

La ingeniería gijonesa creará en Marruecos una central híbrida termosolar y fotovoltaica, de 800 megavatios, con una inversión de 700 millones

24.05.2019 | 01:05
Planta termosolar que TSK está terminando de construir en Shagaya (Kuwait).

La ingeniería gijonesa TSK ha desarrollado una tecnología propia totalmente novedosa que, mediante la hibridación de plantas termosolares y fotovoltaicas, resolverá el desafío de la acumulación energética y permitirá la generación de electricidad de origen solar durante las veinticuatro horas del día.

La compañía, que desarrolló esta solución tecnológica mediante la colaboración de sus centros de innovación de Gijón y de Colonia (Alemania) -este último se incorporó a la compañía asturiana tras la adquisición en 2013 por TSK de la ingeniería germana Flagsol- se aplicará por vez primera en una planta solar que se levantará en el centro de Marruecos, a veinte kilómetros de la ciudad de Midlet, con una inversión superior a los 700 millones de euros y que acaba de ser adjudicada a TSK por un consorcio internacional formado por la compañía eléctrica francesa EDF, la sociedad Masdar (perteneciente al conglomerado Mubadala, fondo soberano de Abu Dhabi) y la empresa marroquí Green Of Africa.

El proyecto adjudicado a la ingeniería gijonesa ("Noor Midelt I") consta de una planta híbrida fotovoltaica termosolar, con 800 megavatios de potencia. La construcción comenzará el próximo trimestre y está previsto que finalice, con la puesta en servicio de la instalación, en 2022. TSK acometerá tanto el diseño como la construcción del complejo.

La planta, diseñada íntegramente por TSK, será la primera del planeta que integrará las dos tecnologías en una única instalación híbrida, que podrá beneficiarse de las ventajas de cada tecnología, informó la compañía asturiana.

Medios de la empresa explicaron que "la fotovoltaica con baterías de almacenamiento se ve como una solución válida para la acumulación de muy corta duración" y aporta "una gran competitividad en coste de inversión y de mantenimiento" mientras que la tecnología termosolar "permite generar electricidad de manera gestionable en cualquier momento del día al tener la capacidad de almacenar energía a gran escala". Con la combinación de ambas opciones, las plantas híbridas pueden generar electricidad durante el día y la noche, y hacerlo con "los menores costes de generación para periodos de almacenamiento más largos", por lo que se considera la "solución más eficiente". TSK dijo que las plantas hibridas pueden competir en costes con las energías convencionales obtenidas a partir de combustibles fósiles.

Según la empresa asturiana, esta nueva tecnología "resuelve el inconveniente de la energía solar fotovoltaica, que es su intermitencia, por lo que se abre un horizonte todavía más prometedor para la energía solar, ya que se puede dotar de un sistema de almacenamiento a costes muy competitivos tanto a plantas fotovoltaicas nuevas como a las ya existentes"

El proyecto de Midelt, al que también aspiraron otros cuatro consorcios internacionales preseleccionados en la licitación, constituirá uno de los complejos solares más grandes del mundo y para su ejecución dispondrá de financiación del Banco Alemán de Desarrollo KFW, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo (BAD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la Agencia Francesa de Desarrollo, la Comisión Europea y el Clean Technology Fund.

Criogenización. TSK está apostando por las energías renovables y está desarrollando otras líneas de investigación para resolver el desafío del almacenamiento energético, que es la principal desventaja de este tipo de fuentes que por su propia naturaleza no son programables.

El pasado mes de marzo TSK, cuyo consejero delegado es Joaquín García, constituyó una sociedad conjunta con la multinacional británica Highview Power, especializada en soluciones de almacenamiento criogénico, para desarrollar sistemas de acumulación de energía masivo de larga duración de magnitud de gigawatio-hora.

Actualmente las energías eólicas y solares contribuyen con aproximadamente 1.100 gigavatios de electricidad a nivel planetario y las previsiones apuntan a que en 2024 supondrán una aportación de 2.000 gigavatios. Con la descarbonización y la transición a un modelo energético limpio y sin emisiones de CO2, la previsión augura un gran desarrollo a las energías "verdes". Según TSK, el coste por kilovatio de las centrales eólicas ha disminuido el 40% en los últimos veinte años y el de las solares se redujo el 90%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35