07 de junio de 2019
07.06.2019

Fernández destaca dos amenazas: desindustrialización y financiación

El Presidente sitúa las vulnerabilidades más urgentes de Asturias en la descarbonización y en la competencia fiscal entre regiones

07.06.2019 | 00:53
Aspecto general de la asamblea de la patronal asturiana.

El peligro de la "deriva competitiva" del nuevo sistema de financiación autonómica y el riesgo de desindustrialización por el modelo y la velocidad de la transición energética que se adopte para hacer frente al cambio climático ("al que Asturias y su industria son muy vulnerables") constituyen los dos grandes retos que afronta la comunidad autónoma, señaló el presidente en funciones del Principado, Javier Fernández (PSOE) y que "ponen en peligro los objetivos de desarrollo y estabilidad".

El tercero, el acusado envejecimiento demográfico de Asturias, no es subsanable con prontitud, señaló en la clausura de la asamblea de FADE, porque "las tendencias poblacionales no se alteran radicalmente en el medio plazo", por lo que "los desafíos económicos tendremos que abordarlos", sostuvo, "en un periodo en el que ni la Asturias envejecida va a rejuvenecer ni la Asturias vacía se va a llenar".

Es en este contexto demográfico en el que aún cobrará más importancia el futuro diseño del sistema de financiación autonómica, "una negociación", dijo, "tan inminente como difícil" y en la que emergen pulsiones (peligrosas para Asturias) que propugnan "el abandono del cooperativismo y la solidaridad para proponer la competición fiscal entre territorios", que propiciarían el "voto con los pies" (el éxodo de empresas, grandes fortuna y profesionales a regiones de baja fiscalidad) y profundizarían "la brecha entre comunidades ricas y pobres".

Por ello, el presidente saliente del Principado reclamó un sistema que no descanse "en las capacidades fiscales, sino en las necesidades de gasto". Fernández instó a que "las diferencias culturales, lingüísticas e institucionales" no se traduzcan en "diferentes derechos políticos, económicos o sociales porque se afectaría al núcleo mismo del sistema democrático".

Para Javier Fernández "combatir el calentamiento global es un imperativo moral y una fuente de oportunidades, pero el entusiasmo, la falta de paciencia o la presión ideológico puede llevar a un sobreesfuerzo a la actual generación y condicionar gravemente el bienestar económico y social de determinados territorios como Asturias". A su juicio, están "en juego" las zonas fabriles del área central de Asturias y alertó de que la "celeridad" del proceso, en la que "ya estamos metidos de lleno", "mutará de modo irreversible el modelo productivo", y avisó de que este proceso puede dar pie a que haya una reacción social con "la violenta desesperanza de los chalecos amarillos de Francia".

Asturias, indicó, es muy sensible tanto a las emisiones directas de dióxido de carbono como al precio del kilovatio/hora, que en España es "uno de los más distorsionados" por las subvenciones cruzadas y los cinco hechos imposibles que recaen sobre él, afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35