13 de junio de 2019
13.06.2019

Martínez, aspirante a la presidencia de Caja Rural, aboga por preservar las oficinas

El ahora director general opta hoy al órgano rector en la asamblea en la que se despide Quirós - El consejo designará al próximo dirigente el 4 de julio

13.06.2019 | 00:48
Fernando Martínez.

Fernando Martínez (Oviedo, 1953), director general de Caja Rural de Asturias, y que se vislumbra como muy probable nuevo presidente de la entidad para suceder a José María Quirós (que hoy se despedirá en la asamblea anual de la entidad), cree necesario la formación del Gobierno para disipar la "incertidumbre política en España" y llama al "consenso" de los grandes partidos para afrontar los desafíos del país, a la vez que alerta sobre los crecientes requerimientos regulatorios al sistema financiero (que consume cada vez más recursos) y la necesidad de mejorar la eficiencia y la reducción de costes de estructura en un entorno de tipos negativos.

La entidad asturiana "avanza, aunque con lentitud" -afirmó ayer Martínez- en la generación de sinergias en colaboración con las demás cajas rurales de las que es socia para mejorar la eficiencia sin necesidad de reducir costes salariales ni oficinas, desde el convencimiento de la entidad -indicó- de que, siendo necesario dar respuesta a la demanda de la banca digital y electrónica, gran parte de los clientes siguen reclamando la cercanía, el trato personal y la proximidad de las oficinas. "El ADN de Caja Rural de Asturias ha sido y es estar en la calle y cerca de la gente", apuntó ayer en lo que cabe interpretar como directriz también de futuro si finalmente fuese designado como máximo mandatario de la institución financiera regional.

La elección del sucesor de Quirós la tomará el consejo rector el 4 de julio. Será en su primera reunión constitutiva una vez que hoy la asamblea electoral de la caja renueve el 50% del órgano ejecutivo por finalización de mandatos. Los socios elegirán esta mañana a seis vocales del consejo. Los otros siete tienen mandato en vigor. A las seis vacantes optan diez aspirantes, entre ellos Fernando Martínez, quien el próximo día 30 se jubilará en la caja.

Si resultase elegido consejero, cuenta con grandes posibilidades de que el órgano rector lo nombre presidente dentro de veintidós días porque se ha ido forjando un amplio consenso en sectores del órgano rector en torno a su figura.

Al jubilarse como director general, Martínez cesará como presidente del comité gestor del Mecanismo Institucional de Protección (MIP) que agrupa a 29 cajas rurales del Grupo Caja Rural, como vicepresidente de RSI (la filial informática de estas cooperativas de crédito) y como miembro del comité de inversiones de RGA, la aseguradora del grupo. Martínez también es consejero de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC).

Quirós, que hoy pondrá fin a su mandato tras siete años y nueve meses como presidente, y al cabo de medio siglo de dedicación a la caja (en la que también fue interventor general, director general y vicepresidente), cesará a su vez, a causa de su renuncia, como vocal del Banco Cooperativo Español, de RGA y de la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR). El cese de Quirós y la jubilación de Martínez precipitarán una gran renovación por ello en la representación asturiana en el grupo de cajas rurales.

El consejo del día 4 nombrará previsiblemente como director general a Antonio Romero, actual subdirector general.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35