07 de agosto de 2019
07.08.2019

La CSI tendrá hoy la llave para desbloquear el nuevo convenio colectivo de Arcelor

El empate entre quienes apoyan el acuerdo (UGT y USO) y quienes lo rechazan (CC OO, LAB y ELA) hace decisivo el voto de la Corriente

07.08.2019 | 01:16

La Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) puede tener hoy la llave para dar luz verde o no al nuevo acuerdo marco de ArcelorMittal, el convenio que regulará las relaciones laborales del grupo siderúrgico en España durante los próximos tres años. La división sindical es total. Para esta mañana está previsto que las centrales se sienten con la dirección de la multinacional para darle una respuesta sobre su propuesta, en la que se incluyen subidas limitadas de los salarios -en buena parte sujetas a componentes variables- y que durante los últimos días estas organizaciones han sometido a la votación de sus afiliados. Los resultados de esas asambleas han sacado a la luz una importante fractura sindical.

La situación es la siguiente. En la mesa de negociación hay once representantes sindicales y lo previsible es que cinco de ellos (los cuatro de UGT y el de USO) voten a favor de la oferta empresarial. Así se desprende del resultado de las asambleas que han ido celebrando durante estos últimos días los dos sindicatos. En el caso de los ugetistas, el apoyo a la propuesta de Arcelor fue mayoritario, mientras que en el caso de USO el resultado estuvo mucho más ajustado. Tanto que el sí ganó por un puñado de votos, por poco más de una decena.

Al otro lado, en las asambleas de CC OO la mayoría contra la propuesta empresarial fue aplastante. Tanto que los votos a favor y las abstenciones se pudieron contar con los dedos de una mano. Por lo que los tres representantes de Comisiones expondrán hoy en la reunión su rechazo, sobre todo porque no están de acuerdo con la forma en la que van a subir los sueldos durante los próximos tres años. A ellos se sumará con toda probabilidad el rechazo de los sindicatos vascos LAB y ELA, ambos con un representante, y que, aunque han participado hasta última hora en las negociaciones, se niegan a firmar un acuerdo nacional. Solo accederían a rubricar uno aparte para las plantas vascas del grupo. , De modo que el bloque del no sumaría cinco votos. Empate.

Si se da este escenario, CSI tendría la llave para decantar la balanza. El sindicato se había salido casi a última hora de la plataforma sindical formada para defender con una única voz una propuesta conjunta. La central había asegurado que la oferta de los sindicatos se había rebajado demasiado, con lo que todo hace pensar que rechazarán también la propuesta empresarial. Sin embargo, la Corriente señaló que hasta hoy no desvelará su decisión.

"La empresa quería fracturar la unidad sindical y lo ha conseguido", reflexionaba ayer un sindicalista. La incógnita está en qué ocurrirá si, finalmente y como todo hace indicar, el nuevo convenio es rechazado. Los sindicatos sospechan que la compañía podría querer imponerlo en aquellos centros en los que UGT y USO, los dos sindicatos que lo apoyan, tienen la mayoría, como es el caso de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35