08 de agosto de 2019
08.08.2019

Duro busca auxilio público ante la negativa de los bancos a concederle más financiación

El Gobierno central se presta a aportar garantías y liquidez l Alarma en la plantilla y en el Principado por la "situación crítica" del grupo

08.08.2019 | 01:03
José María Orihuela.

El Ministerio de Industria se ha mostrado dispuesto a aportar, a través de la aseguradora semipública Cesce y del Instituto de Crédito Oficial (ICO), apoyo financiero a Duro Felguera en un intento de desbloquear las conversaciones que mantiene con la banca acreedora para reestructurar deuda por segunda vez en un año y obtener liquidez y garantías que le permitan mantener su operativa y alejar el riesgo de concurso de acreedores. Hasta ahora, la banca ha rechazado las peticiones de la dirección de la ingeniería asturiana, si bien esta comunicó en julio al mercado bursátil que la negociación permanecía abierta.

Duro Felguera ha transmitido tanto a sus acreedores como a la Administración -al Ministerio de Industria y al Gobierno del Principado- que necesita acceso a liquidez por valor de 22 millones de euros para hacer frente a sus obligaciones de pago y avales (unos 80 millones) para poder optar a nuevos contratos y para apuntalar la ejecución de otros con problemas. Según fuentes conocedoras de las conversaciones, Duro también habría solicitado una quita del 100% de la deuda (85 millones en préstamos más 233 millones en obligaciones convertibles, resultantes del acuerdo de reestructuración alcanzado en el verano de 2018). A cambio, la dirección que encabeza José María Orihuela habría ofrecido ir a una nueva ampliación de capital, la segunda desde julio de 2018, que la banca no ve factible.

La resistencia de los bancos a asumir más riesgos con Duro está ligada a la desconfianza en la gestión del último año y a las dudas sobre los planes a medio plazo. Las alarmas de los acreedores se encendieron ante la aparición de nuevos deterioros en la cartera de contratos -quebrantos por valor de 153 millones- poco después de la ampliación de capital de 2018 y del acuerdo alcanzado entonces con la banca.

Duro está recabando ahora apoyo público para intentar reconducir la situación y persuadir a las entidades acreedoras. Distintas fuentes apuntaron que el Gobierno central está dispuesto a que Cesce garantice parte de los avales que precisa la compañía y que el ICO podría facilitar un préstamo para las necesidades perentorias de liquidez. El consejero de Industria del Principado, Enrique Fernández, ratificó ayer que la Administración sigue muy de cerca la situación de Duro, que calificó como "crítica". Y la plantilla está especialmente alarmada por la falta de carga de trabajo. "No llegan contratos y sin proyectos esta compañía no puede seguir adelante; el último contrato importante es de hace dos años", señaló la presidenta del comité de empresa de la ingeniería, Rosa Esteban. "La banca es la que tiene la llave para desbloquear la situación", apostilló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35