05 de septiembre de 2019
05.09.2019

ArcelorMittal seguirá en Italia al acceder el Gobierno a restituir la inmunidad legal para Ilva

05.09.2019 | 00:15

Los gobiernos de los países de la UE dieron luz verde ayer a los cambios propuestos por la Comisión Europea para endurecer las importaciones de acero comunitario. Los ajustes conciernen particularmente a ciertas producciones turcas que compiten directamente con las de ArcelorMittal en las plantas siderúrgicas asturianas.

Según informó Reuters citando fuentes de la UE, una gran mayoría de los ejecutivos de los estados miembros respaldó ayer la iniciativa del nuevo ejecutivo comunitario de Úrsula Von der Leyen. En julio de 2018, con carácter provisional, y en febrero de este año, con cáracter estable, la UE introdujo un mecanismo de defensa comercial (medidas de salvaguardia) consistente en gravar con un arancel del 25% las importaciones extracomunitarias de 26 productos cuanto se supera un límite de toneladas (contingente). Se añadió que ese contingente aumentaría en un 5% en julio de este año y a mediados de 2020, decisión que irritó al sector europeo ante la debilidad de la demanda doméstica y al comprobarse que la entrada de acero foráneo seguía aumentando pese a las medidas de salvaguarda. La Comisión Europea ha reaccionado moderando el referido aumento hasta el 3% aprobado ayer. La patronal siderúrgica Eurofer, donde ArcelorMittal tiene un gran peso, anticipó en julio que esa propuesta resultaba insuficiente.

Los cambios aprobados suponen también otra limitación según la cual ningún país puede concentrar más del 30% del contingente libre de aranceles de bobina laminada en caliente, producto que Turquía ha estado vendiendo masivamente en la UE a precios muy bajos gracias a sus menores costes ambientales y laborales. La competencia de la bobina laminada turca daña singularmente a las plantas asturianas de ArcelorMittal, que produce al año unos tres millones de toneladas en Avilés.

En el frente laboral, los tres comités de empresa de ArcelorMittal (Gijón, Avilés y Aboño) pedirán a la multinacional que se olvide el acuerdo marco -el que regula las relaciones laborales en las plantas españolas de la compañía- y que abra la negociación de un nuevo convenio colectivo solo para los talleres asturianos. La propuesta llega después de que la negociación del acuerdo marco saltara por los aires tres ser rechazada la última propuesta empresarial por las asambleas de CC OO, CSI y los sindicatos vascos ELA y LAB.

La medida de retomar las negociaciones en el ámbito local fue respaldada por la mayoría de los sindicatos. Le dieron el visto bueno UGT, USO, CSI y ACCIA. En cambio, CC OO la rechazó de plano. De hecho, Comisiones abogó por restablecer el diálogo dentro de la mesa del acuerdo marco, de lo contrario, señaló el sindicato, "se iniciarán movilizaciones".

Esa visión contrasta con la que tiene UGT. José Manuel García, portavoz de este sindicato, señaló que "no podemos esperar más porque a día de hoy los trabajadores no tenemos nada". Cabe apuntar que UGT y USO tienen mayoría en los comités de empresa de Arcelor, de forma que la suma de sus votos bastaría para aprobar una propuesta de convenio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35